TDAH = Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

martes, 22 de noviembre de 2016

TDAH: UN TRASTORNO SUMIDO EN UNA PROFUNDA DESINFORMACIÓN



http://www.frasesypostales.com/tarjeta/621/no-soy-ni-mejor-ni-peor.html

19/11/2016 - SANDRA CARBAJO / NEUPIC

“El TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) es un trastorno que tiene su origen en la infancia y que se caracteriza principalmente por inatención (son niños más inatentos), un exceso de actividad, que es lo que se conoce como hiperactividad y, sobre todo, impulsividad, es decir, que no suelen elaborar la respuesta”, explica Alberto Jiménez, psicólogo y socio fundador de Educ-at.

Este trastorno con un fuerte componente genético afecta entre un 5% y un 7% de los niños españoles, es decir, uno de cada 1 de cada 20, siendo el problema de conducta e integración prevaleciente entre la población infanto-juvenil.

“Toda esa sintomatología de la que hablamos se empieza a ver cuando el niño tiene entre 4 y 5 años, pero no es hasta los 6, 7 u 8 años cuando se le diagnostica de manera oficial siguiendo los parámetros en cuanto a sintomatología y afortunadamente cada vez más, estudios se refiere y que pueden cerciorar su diagnóstico”, afirma Ángel Terrón también psicólogo y socio fundador de Educ-at.
Ángel y Alberto son psicólogos de profesión y fundadores de Educ-at, una entidad psico-educativa especializada en el tratamiento eficaz del TDA/TDAH. Amigos desde los 13 años, Terrón y Jiménez observaron durante sus años universitarios que este trastorno no estaba bien enfocado por parte de la Psicología y de ahí, la necesidad de crear un proyecto donde las familias afectadas por dicho trastorno, encontraran una salida.

Un trastorno complejo y heterogéneo

Una de las principales características del TDAH es que no es un trastorno de manual. La cantidad de particularidades que conserva en función del entorno del niño son las que definen la complejidad y heterogeneidad de dicho trastorno. Por ello, la forma de manifestarse varía o no, dependiendo del caso. 
Asimismo, "en muchas ocasiones es muy difícil comprender bien qué cosas se deben al trastorno y qué cosas se deben a la edad”, confiesa Alberto. Y si a ello añadimos que existe un profundo desconocimiento y una vasta desinformación del trastorno, el resultado implica que tanto la evaluación como el tratamiento se encuentren sumidos en un limbo entre el sobre-diagnóstico y su antagonista.

Los estudios establecen que aquellos chicos en los cuales existe un predominio hiperactivo tienden a estar sobre-diagnosticados, mientras que aquellos donde prevalece el déficit de atención, pasen desapercibidos, según clarifica Alberto.
“Igual de malo es el sobre-diagnóstico como aquellos chicos que por su déficit de atención pasan más desapercibidos, y entonces no llegan nunca a concebir que lo que tienen es un trastorno sobre el que hay que trabajar”, manifiesta Ángel Terrón. Además reconoce que desde Educ-at inciden en la necesidad de una correcta evaluación. “Es un trastorno que independientemente de nuestra opinión, requiere mediación. Hay que tener bastante cuidado y saber que al niño que se le está diagnosticando le afecta realmente ese trastorno”.

La importancia de la coordinación

En España según dicta la ley vigente (Ley 3/2014 sobre la defensa de los Consumidores y Usuarios, y otras leyes complementarias), únicamente los psicólogos que además de estar colegiados, sean sanitarios, con habilitación sanitaria o especialistas en Psicología Clínica están capacitados para valorar e intervenir sobre la salud en el ámbito sanitario. No obstante, en ningún caso el psicólogo podrá prescribir tratamientos psicofarmacológicos, es decir, no está habilitado para recetar ni medicar al paciente. Generalmente esta labor es desempeñada por un neurólogo o psiquiatra que será el encargado de emitir el diagnóstico oficial.

El abordaje tiene que ser multidisciplinar, y esto implica que tiene que existir una perfecta coordinación entre el colegio, la familia y los distintos profesionales que trabajan con el niño. Eso es nosotros como psicólogos, y el neurólogo o médico pertinente”, aclara Alberto Jiménez.
En este aspecto tanto Ángel como Alberto insisten en que debe estudiarse cada caso de forma individual y que la medicación es necesaria pero nunca suficiente

El TDAH es un trastorno de carácter neurobiológico cuya manifestación varía en función del ambiente del niño. De hecho, las características de inatención, hiperactividad e impulsividad propias del trastorno deben presentarse de forma prolongada y constante en diferentes ámbitos del niño: cole, casa, amigos, por ejemplo. De no ser así, la problemática del pequeño se deberá a otro conflicto.

¿El paradigma? Un cambio en el sistema educativo

De forma frecuente el TDAH se reconoce en Primaria ya que en ese momento, las dificultades en el rendimiento escolar y las disfunciones sociales se presentan con mayor claridad. Por tanto, el colegio juega un papel fundamental para el diagnóstico del TDAH. No obstante, actualmente el profesorado no posee las herramientas necesarias para ayudar a la valoración y tratamiento del trastorno. Lo que supone un grave problema ya que estos niños son marginados no sólo por sus compañeros sino por el propio docente que se ve superado por esa inatención, hiperactividad e impulsividad del niño y de la que no puede hacerse cargo porque principalmente no sabe cómo.

“Una de las grandes claves para entender un poquito más y ayudar a estos chicos, y que es un poco utópico, sería cambiar el sistema educativo y la formación al profesorado. Hablo también de psicólogos, porque la formación que recibimos es mucho más escueta. Sin embargo, del profesorado estamos hablando que se va a encontrar uno de cada veinte niños con TDAH o sintomatología similar. Enseñarles a cómo tienen que ayudar a estos chicos sería fundamental”, comenta Alberto Jiménez.

Esta falta de conciencia y formación son responsables del abismo que existe en torno al adecuado conocimientos del TDAH. Ángel Terrón confiesa que los métodos y en concreto, los que se aplican en el ámbito educativo, son métodos que perjudican enormemente a los niños que tienen déficit de atención. “Todavía los coles tienden a la lección magistral que no beneficia a nadie pero que a ellos les perjudica sobremanera, y tampoco se les enseña a trabajar correctamente desde casa. Olvidándonos muchas veces del desarrollo emocional que, desde luego, tampoco el colegio y cada vez menos desde las familias, se incide en la importancia de que nuestros hijos tengan un correcto desarrollo a nivel emocional”.

Precocidad como clave

El reto que además supone una imperiosa necesidad, se centra en una profunda labor de concienciación y difusión del trastorno. Desde que aparecen los primeros síntomas hasta que al niño se le diagnostica TDAH pueden pasar dos años. La nefasta repercusión que acarrea estar 24 meses sin establecer ningún tipo de medida, condiciona alarmantemente el desarrollo del niño. Por ello, aconsejan que en el momento que la familia sospeche que su hijo puede tener TDAH, acuda a un profesional que evalúe al chaval, tanto sus puntos fuertes como débiles y que además realice un bosquejo de la dificultad que presenta. “En función de esa evaluación, lo normal y en este caso, lo que hacemos nosotros es hacer una valoración neuro-psicológica en profundidad y de ésta, se pasa a pedir cita con el neurólogo, pediatra o médico correspondiente, el cual hace el diagnóstico oficial”.

A pesar de todo, el TDAH no debe ser considerado un trastorno grave. Un diagnóstico y tratamiento adecuado no deben coartar ni condicionar la vida de una persona y arrastrar frustración a la hora de conseguir los objetivos de cada uno. De hecho, los niños con TDAH son altamente creativos y transparentes. “El TDAH no tiene que limitar la vida de una persona. Por supuesto que pueden y deben llevar una vida totalmente normal. Incluso en el trabajo diario con estos chicos nos encontramos que pueden tener una serie de cualidades que no quiero decir que otros chicos sin el trastorno no las tengan, pero que en ocasiones pasan desapercibidas […] En definitiva un potencial que ellos mismos en ocasiones incluso, dejan en un segundo plano debido a que les estamos haciendo ver, por desgracia, que no siempre son capaces cuando la realidad no es así”.

Por tanto, el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad más conocido como TDAH no es una leyenda urbana ni un rasgo propio de los chavales entre 5 y 8 años. Este trastorno afecta a uno de cada veinte niños y como tal, no desaparece. Ignorarlo supone cohibir el desarrollo social y educativo de una persona con un gran potencial que en su vida adulta presentará grandes dificultades para integrase en la sociedad. Es fundamental por ello que cada estamento de la sociedad entienda qué es el TDAH. Una vez más, el éxito reside en la educación óptima y la conveniente difusión.

FUENTE:

miércoles, 26 de octubre de 2016

TDAH: MATERIAL PSICOEDUCATIVO PARA PACIENTES, PADRES, EDUCADORES Y OTROS PROFESIONALES MOTIVADOS



FUENTE:
http://www.bubok.es/libros/238994/Actualizacion-en-Trastorno-por-Deficit-de-Atencion-con-Hiperactividad-Material-para-un-trabajo-psicoeducativo-con-pacientes-familias-educadores-y-otros-profesionales-motivados

Las autoras de este libro pusieron en marcha en el 2009 la Unidad Funcional de Evaluación, Diagnóstico y Tratamiento del TDAH en el área La Mancha Centro, liderada por la jefa del servicio de psiquiatría, Ana María Jiménez Pascual, y coordinada por la psiquiatra Sonia Villero Luque. En la creación de la unidad participaron activamente también la psicóloga Carmen Abellán Maeso y la enfermera María Cruz Parra Martín

Un año más tarde, este equipo multidisciplinar publicó una guía de diagnóstico y tratamiento del trastorno y puso en marcha el proyecto de intervención grupal con niños y adolescentes con TDAH y sus familias. Desde un marco teórico integrador, se ha puesto el foco de la comprensión y el tratamiento del trastorno en el abordaje integral del niño y de su entorno. En estos años, las autoras han participado a través de redes institucionalizadas (asesorando en el grupo de trabajo regional para el TDAH como psiquiatra de referencia, y coordinando y formando a través de cursos de formación continuada en TDAH para profesionales sanitarios y docentes) y no institucionalizadas (colaborando en actividades formativas dirigidas a familias, organizadas por asociaciones de familiares y por colegios de médicos). 

En 2010, publicaron la Guía Práctica de Diagnóstico y Manejo Clínico del TDAH en niños y adolescentes para profesionales.

domingo, 16 de octubre de 2016

IX SEMANA EUROPEA DE SENSIBILIZACIÓN SOBRE EL TDAH


Desde el año 2008, las asociaciones españolas celebramos la Semana Europea de Sensibilización sobre el TDAH, patrocinado por ADHD Europe en coordinación con las restantes asociaciones europeas. Cada asociación organiza su propio programa de actividades pero todas dirigidas a sensibilizar a la sociedad sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad y a resaltar las evidencias científicas que demuestran que el TDAH existe.
Este año, la novena edición de la Semana de Sensibilización se celebra del 16 al 23 de octubre. En esta ocasión, la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (FEAADAH) ha centrado su manifiesto en la continuidad del TDAH en la vida adulta en la mayoría de los casos, y en la necesaria atención multimodal también en esta etapa.
Adjuntamos el Manifiesto que la FEAADAH ha escrito para esta ocasión.



Como en las anteriores ediciones, las asociaciones seguimos concienciando a la sociedad sobre la pertinencia de que los escolares afectados por el TDAH vean reconocidas sus necesidades específicas de apoyo educativo y el derecho a recibir los apoyos adecuados a las mismas con independencia de la Comunidad Autónoma en la que se escolaricen, como así se reconoce de forma expresa en la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Igualmente, hacemos de nuevo un llamamiento público a los diferentes grupos políticos para que hagan lo necesario a favor de este objetivo.

Con motivo de esta IX Semana de Sensibilización, la Asociación TDAH Guadalajara imparte el jueves 20 de octubre la conferencia con el título “Regulación emocional en niños y niñas con TDAH: seguimos aprendiendo de ellos y con ellos"

El acto, con entrada libre, está dirigido a familiares y afectados/as por el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, aunque también a personas sin este trastorno pero con dificultades para gestionar adecuadamente sus emociones: frustración, baja tolerancia a la espera, pobre autoestima, mal control de la ansiedad, deficiente manejo de la ira, etc., tan frecuentes en la sociedad actual.

La conferencia se celebra en el Salón de Actos del Campus Universitario: C/ Cifuentes, nº 28, en Guadalajara.

Las psicólogas Trinidad Bonet Camañes y Arwen Caban son las ponentes de esta conferencia.
Arwen Caban es psicóloga sanitaria. Clínico EMDR. Trinidad Bonet Camañes es psicóloga clínica, especialista en psicoterapia por la European Federation of Psychologist y autora de numerosos artículos y libros sobre trastornos psicológicos en la infancia.

sábado, 8 de octubre de 2016

21 IDEAS PARA MEJORAR LA MOTIVACIÓN EN LOS Y LAS ESTUDIANTES CON TDAH



Por más que contemos con los mejores libros, proyectos y materiales del mundo, eso no será suficiente para que los estudiantes se interesen por aprender y trabajar si no están motivados.
La motivación, tanto intrínseca como extrínseca, es un factor clave para el éxito de los estudiantes en todas las etapas de su educación, y los docentes juegan un rol importantísimo en proveer y alentar esa motivación. Obvio que es mucho más fácil decirlo que hacerlo, ya que todos los estudiantes encuentran motivación de diferentes formas, y toma tiempo y mucho esfuerzo aprender a entusiasmar una clase llena de niños.

Incluso los docentes mejor intencionados a veces no cuentan con esa habilidad para motivar a sus estudiantes. Así, seas un docente nuevo o uno experimentado, tengas esa habilidad para crear un interés o no, intenta aplicar estos métodos para motivar a tus estudiantes y alentarlos a desarrollar su potencial.

1. Brinda a tus estudiantes una sensación de control
Mientras que la guía de un docente es importante para que los estudiantes se mantengan motivados dentro de una consigna, permitirles elegir y controlar un poco lo que pasa en clase es una de las mejores maneras de mantenerlos comprometidos. Por ejemplo, permitirles elegir el tipo de tarea a realizar o qué problemas trabajar puede darles una sensación de control que puede motivarlos a hacer más.

2. Define los objetivos
Puede ser frustrante para los estudiantes completar una tarea o comportarse correctamente en clase si no existen objetivos claramente definidos. Los estudiantes quieren y necesitan saber qué se espera de ellos para mantenerse motivados. A principio del año, plantea objetivos claros, reglas y expectativas para que no haya confusión y los estudiantes tengan metas por las que trabajar. Recuérdalas con frecuencia.

3. Crea un ambiente libre de amenazas
Mientras que los estudiantes necesitan entender que hay consecuencias de sus acciones, los reforzamientos positivos son mucho más motivadores. Cuando los docentes crean un ambiente seguro y de apoyo, afirmando que creen en las habilidades de sus estudiantes en lugar de describir las consecuencias de no hacer determinada cosa, los estudiantes cubrirán las expectativas que los adultos a su alrededor les comuniquen, así que concéntrate en lo que se puede, no en lo que no.

4. Cambia el escenario
Una clase es un gran lugar para aprender, pero sentarse en un escritorio día a día puede hacer que la escuela se vuelva aburrida para algunos estudiantes. Para renovar el interés, dale a tus estudiantes la posibilidad de salir del aula. Haz trabajos de campo, invita a otros oradores o, simplemente, llévalos a la biblioteca para hacer alguna investigación. El cerebro ama las novedades y un escenario nuevo puede ser lo que tus estudiantes necesitan para mantenerse motivados por aprender.

5. Ofrece experiencias variadas
No todos los estudiantes responderán a las tareas de la misma forma. Para algunos, será más fácil realizar las que implican entregar algún trabajo. Otros amarán leer libros o trabajar en grupos. Para mantener a todos tus estudiantes motivados, mezcla las tareas para que aquellos con diferentes preferencias puedan enfocarse en aquello que más les gusta. Hacer esto ayudará a los estudiantes a mantenerse comprometidos y prestar atención.

6. Usa la competencia positiva
La competencia en clase no siempre es algo malo, y en algunos casos puede motivar a los estudiantes a esforzarse y buscar la excelencia. Trabaja para crear un espíritu amigable y competitivo en tu clase, tal vez mediante juegos grupales relacionados con el material u otras oportunidades para que los estudiantes puedan demostrar su conocimiento.

7. Ofrece recompensas
A todos les gusta recibir recompensas y ofrecer a tus estudiantes la posibilidad de ganarlas es una excelente fuente de motivación. Cosas como mirar películas, compartir una pizza, una calificación positiva o algo tan simple como una etiqueta en un papel puede hacer que tus estudiantes trabajen más duro y se esfuercen por alcanzarlos. Considera la personalidad y las necesidades de tus estudiantes para determinar recompensas apropiadas para tu clase.

8. Da responsabilidades a tus estudiantes
Asignar a tus estudiantes trabajos de la clase es una excelente manera de construir una comunidad y motivarlos. La mayoría verá los trabajos como un privilegio más que una carga y trabajarán duro para asegurarse de estar cumpliendo con las expectativas. También puede ser útil permitir a los estudiantes que se turnen para liderar actividades o ayudar para que cada uno se sienta importante y valorado.

9. Permíteles trabajar juntos
Mientras que no todos los estudiantes se entusiasmarán por trabajar en grupo, muchos encontrarán divertido intentar resolver problemas, hacer experimentos y trabajar en proyectos con otros estudiantes. La interacción social puede entusiasmarlos y los estudiantes pueden motivarse mutuamente para alcanzar una meta. Sin embargo, los docentes necesitan asegurarse que los grupos estén equilibrados y sean justos, para que no ocurra que algunos estudiantes estén trabajando más que otros.

10. Alábalos cuando se lo merezcan
No existe otra forma de motivación que funcione mejor que las alabanzas. Incluso como adultos, necesitamos reconocimiento y elogios, y los estudiantes de cualquier edad no son la excepción. Los docentes pueden motivar a sus estudiantes recompensando el éxito públicamente, elogiando un trabajo bien hecho y compartiendo trabajos ejemplares.

11. Alienta la autorreflexión
La mayoría de los niños quieren triunfar, solo necesitan averiguar qué tienen que hacer para lograrlo. Una manera de motivar a tus estudiantes es llevarlos a hacer una profunda introspección y determinar sus propias fortalezas y debilidades. Los estudiantes suelen motivarse más al crear este tipo de autocríticas que escucharlas de un docente, ya que los hace sentirse a cargo de crear sus propios objetivos y metas.

12. Entusiásmate
Una de las mejores maneras de ver a tus estudiantes motivados es compartir tu entusiasmo. Cuando estas entusiasmado por enseñar, ellos estarán mucho más entusiasmados por aprender. Es así de simple.

13. Conoce a tus estudiantes
Conocer a tus estudiantes es mucho más que memorizar sus nombres. Los estudiantes necesitan saber que el docente tiene un interés genuino y se preocupa  por ellos y por su éxito. Cuando los estudiantes se sienten apreciados, esto crea un ambiente de aprendizaje seguro y los motiva a trabajar más duro, ya que buscarán obtener cumplidos y una buena retroalimentación de alguien que consideran que los conoce y respeta como individuos.

14. Conecta con sus intereses
Conocer a tus estudiantes te traerá otros beneficios, como permitirte relacionar el material de clase con cosas que a ellos les interesen o hayan experimentado. Los docentes pueden usar ese interés para hacer las cosas más interesantes para los estudiantes, manteniéndolos motivados por más tiempo.

15. Ayuda a los estudiantes a encontrar su motivación intrínseca
Puede ser genial ayudar a tus estudiantes a motivarse, pero al final del día necesitan poder generar su propia motivación. Ayudar a los estudiantes a encontrar sus propias razones para hacer el trabajo en clase y trabajar duro, ya sea porque encuentren el material interesante, quieran ir a la universidad o simplemente les encante aprender, es uno de los regalos más poderosos que puedes obsequiarles.

16. Maneja su ansiedad
A algunos estudiantes les provoca mucha ansiedad el hecho de fallar o no hacer el trabajo como corresponde. Ofréceles apoyo sin importar cuál sea el resultado final y asegúrate de que los estudiantes no se sientan tan abrumados por las expectativas.

17. Plantea metas altas pero alcanzables
Si no estás empujando a tus estudiantes para que hagan más que el mínimo, la mayoría no lo buscará por su cuenta. A los estudiantes les gusta sentirse desafiados y trabajarán para alcanzar altas expectativas mientras crean que esas metas están a su alcance, así que no tengas miedo de empujarlos para obtener más de ellos.

18. Brinda retroalimentación y ofrece posibilidades de mejorar
Los estudiantes que luchan con el trabajo de clase pueden sentirse frustrados y perder motivación. En esta situación, es crítico que los docentes ayuden a los estudiantes a aprender exactamente dónde se equivocaron y cómo pueden mejorar la próxima vez. Encontrar un método para llegar donde los estudiantes quieren estar puede ayudar a mantenerlos motivados a trabajar duro.

19. Haz seguimiento del progreso
Puede que tus estudiantes no se den cuenta de cuánto han avanzado, especialmente con asignaturas que les resultan difíciles. Hacer un seguimiento a través de un registro puede ser útil en la clase, no solo para los docentes sino también para los estudiantes. Los docentes pueden utilizar esto como una forma de motivar a los estudiantes, permitiéndoles apreciar de manera visual cuánto han aprendido y mejorado durante el año.

20. Haz las cosas divertidas
No todo el trabajo de clase necesita ser un juego o un momento ameno, pero los estudiantes que ven la escuela como un lugar en donde pueden divertirse están más motivados a prestar atención y hacer el trabajo que se requiera de ellos, que aquellos que lo ven como una obligación. Agregar diversión a las actividades en la escuela puede ayudar a los estudiantes que luchan por mantenerse comprometidos y hacer de la clase un lugar más amigable.

21. Provee oportunidades para el éxito
Los estudiantes, incluso los mejores, pueden frustrarse y desmotivarse cuando sienten que están luchando o no obtienen el reconocimiento que otros estudiantes sí consiguen. Asegúrate de que todos tengan una posibilidad de desempeñar sus fortalezas y sentirse incluidos y valorados. Esto puede hacer una gran diferencia en su motivación.
Y tú, ¿cómo motivas a tus estudiantes?
Aquí podéis leer el artículo original (en inglés)

FUENTE:

jueves, 29 de septiembre de 2016

LA JUNTA DE ANDALUCÍA EXIGE AL ESTADO LA IGUALDAD PARA OBTENER UNA BECA ACNEAE


La Junta de Andalucía se reúne con colectivos para valorar el "grave perjuicio" que suponen los nuevos requisitos para los estudiantes con necesidades específicas.


28/9/2016 - 17:25
Sevilla, 28 (Europa Press)

La consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Adelaida de la Calle, exige al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte que garantice la igualdad de oportunidades a todo el alumnado para la obtención de una beca tras el endurecimiento de los requisitos para los estudiantes con necesidades específicas de apoyo educativo. Este cambio de criterio supondrá que más de 7.000 alumnos dejen de percibir la ayuda.


Desde la administración educativa se ha iniciado una serie de encuentros con los colectivos afectados, según ha señalado Educación en un comunicado. Así, el secretario general de Educación y Formación Profesional, Manuel Alcaide, y la directora general de Participación y Equidad, Cristina Saucedo, se han reunido con representantes del Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de Andalucía, Cermi --incluyendo a Feaps, Andadown, Autismo Andalucía y Aspace--, y de Fahyda --entidad representativa del alumnado con trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en Andalucía--.

Durante el encuentro, se ha trasladado a estos colectivos el "grave perjuicio" que supone el cambio de criterios que ha aplicado el Ministerio en la convocatoria de becas para el alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo para el curso 2016-17.

Andalucía asume un modelo de atención educativa al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, entendiendo por éstas las que se manifiestan en el entorno escolar, sin que ello implique, necesariamente, el reconocimiento oficial de una discapacidad. En cambio, el Ministerio, "como novedad y sin previa consulta a ninguna comunidad autónoma", ha introducido como requisito imprescindible que el alumnado solicitante cuente con una discapacidad reconocida por los organismos encargados de ello en cada comunidad.
De este modo, los menores de edad con retrasos graves en su desarrollo pero que aún no cuentan con una discapacidad reconocida "serán privados de la posibilidad de tener una ayuda que les permita completar su formación en edades tan tempranas y decisivas para su posterior desarrollo". En la misma situación se encuentran los alumnos con TDAH, "los cuales evidencian múltiples dificultades para el seguimiento de su proceso educativo, pero que en un amplio porcentaje no presentan una discapacidad reconocida".

La Consejería se ha comprometido con estos colectivos a utilizar los mecanismos que las administraciones tienen para instar al Ministerio a que cambie "estos criterios discriminatorios" y amplíe, en consecuencia, el plazo para la entrega de solicitudes en esta convocatoria.

FUENTE:

http://www.lavanguardia.com/vida/20160928/41640651714/la-junta-exige-al-estado-que-garantice-la-igualdad-de-oportunidades-a-todo-el-alumnado-para-obtener-una-beca.html


Ayer tarde, 27 de septiembre, la Secretaría de Estado, de Educación, Formación Profesional y Universidades publicó la siguiente aclaración. 
Sin embargo, parece que lo único que aclara es la ampliación del plazo de presentación hasta el 6 de octubre de 2016.



Aunque en el documento utilizado para solicitar estas ayudas, el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad aparece mencionado como opción en la acreditación de la necesidad específica de apoyo educativo, la Resolución de 27 de julio de 2016 es bastante confusa en cuanto a terminología y redacción, pues parece identificar TDAH con trastorno grave de conducta, entre otras posibles interpretaciones.

Desde la Federación de Asociaciones TDAH de Castilla-La Mancha (FACAM TDAH) también solicitamos la modificación de esta Resolución, de manera que el TDAH quede incluido de forma explícita y clara, sin restricciones excluyentes.
Alegamos que:
  • Resulta contradictorio que las y los estudiantes con TDAH estén expresamente reconocidos en la LOMCE como alumnado que presenta una necesidad de apoyo educativo y en la actual convocatoria de ayudas a las necesidades educativas quedemos técnicamente excluidos. El TDAH está fuertemente asociado al fracaso escolar y que, a falta de un protocolo de actuación y coordinación unánime y efectivo a nivel nacional, cada comunidad aplica (o no) sus propios protocolos (o no) sin existir un compromiso firme desde el Ministerio de Educación para solucionar las dificultades del alumnado con TDAH y el consecuente fracaso y abandono escolar. 
  • Los criterios de discapacidad utilizados en la actualidad no se ajustan a las dificultades de las y los afectados por el TDAH, si bien hablamos de un trastorno altamente discapacitante en la vida cotidiana, tanto en la edad infantil como adulta. Por eso se denomina trastorno, porque afecta de manera significativa a los diferentes aspectos en el día a día de los afectados. Los estudios refieren que es frecuente que los adultos con TDAH presenten abuso/dependencia de tóxicos, conductas y rasgos antisociales, problemas legales y dificultades severas en el rendimiento académico y/o laboral.
  • Con la 5ª edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, publicado en 2013, el TDAH deja de estar incluido en los Trastornos de Conducta, pasando a ser considerado como un Trastorno del Neurodesarrollo. De hecho, ya no se habla de trastornos graves de conducta en el DSM5 y consideramos que está fuera de lugar hacer referencia a una clasificación que está en desuso. El resto de trastornos antes clasificados como trastornos graves de conducta ahora se incluyen como Trastornos destructivos, del control de los impulsos y de la conducta. 
Es evidente que los criterios y requisitos que aparecen en la Resolución de la Secretaría de Estado de Educación,Formación Profesional y Universidades, por la que se convocan ayudas para alumnado con necesidad específica de apoyo educativo para el curso académico 2016-2017 no están actualizados y discriminan precisamente al TDAH, aún siendo uno de los trastornos más fuertemente asociado a la necesidad de apoyo educativo y al fracaso escolar.

martes, 6 de septiembre de 2016

CUÁLES SON LAS FUNCIONES EJECUTIVAS


Un problema en las funciones ejecutivas implica un daño o déficit en el lóbulo prefrontal del cerebro.
Las funciones ejecutivas son como el CEO del cerebro (CEO, por sus siglas en inglés: Chief Executive Officer, que se traduce como Director Ejecutivo).

Son las encargadas de que las cosas se hagan con seguridad, desde la planificación del trabajo hasta la finalización dentro de la fecha límite.

Cuando los niños tienen problemas con el funcionamiento ejecutivo, cualquier tarea que requiera planificación, organización, memoria, gestión de tiempo o pensamiento flexible se convierte en un gran reto para ellos.

Cuanto más aprendas acerca de estos desafíos, mayor capacidad tendrás para ayudar a estos niños/as a desarrollar sus habilidades directivas y gestionar sus dificultades.

¿Qué es una función ejecutiva?

Una función ejecutiva se refiere a un conjunto de habilidades mentales que son coordinadas por el lóbulo frontal del cerebro. Las funciones ejecutivas trabajan juntas para ayudar a una persona a alcanzar sus objetivos.
Las funciones ejecutivas son las encargadas del procesamiento general del cerebro, tanto de la organización como de la regulación.

La función ejecutiva incluye la habilidad para:
  • Gestionar el tiempo y la atención.
  • Cambiar el foco.
  • Planear y organizar.
  • Recordar detalles.
  • Parar un discurso o un comportamiento inapropiado.
  •  Integrar experiencias pasadas con la acción actual.
Cuando la función ejecutiva se daña, el comportamiento del niño no es eficiente.
Esto puede afectar a la habilidad de la persona para:
  • Trabajar o ir a la escuela
  • Ser independiente
  • Mantener relaciones sociales adecuadas
Tipos de funciones ejecutivas

La función ejecutiva puede ser dividida en dos categorías:
  • OrganizaciónLa organización involucra la recopilación y estructuración de la información para su evaluación. 
  • RegulaciónLa regulación incluye hacer un balance del medio ambiente y cambiar en comportamiento en respuesta a él.

Por ejemplo, ver un trozo de pastel de chocolate en la carta de un restaurante puede ser tentador, por lo que en ese momento la función ejecutiva puede intervenir. Basándose en tu experiencia y conocimiento previo te ayudará recordar que la porción del pastel probablemente contenga cientos de calorías. Al mismo tiempo te recordará también que comer ese pastel entra en conflicto con tu objetivo de consumir menos azúcar y perder peso.

¿Cuáles son los problemas de las funciones ejecutivas?

Un niño puede desarrollar una o varias dificultades al tener un problema en las funciones ejecutivas.

Los problemas de las funciones ejecutivas son alteraciones de un conjunto clave de capacidades mentales, no son discapacidades. A menudo aparecen en niños con problemas de aprendizaje o atención.

Si un niño tiene alguna dificultad en las funciones ejecutivas descritas anteriormente, cualquier tarea que requiera estas habilidades podrá ser un desafío. Por ejemplo, coger la ropa sucia e introducirla en la lavadora o completar un proyecto escolar. 

Tener problemas con las funciones ejecutivas hace difícil:
  • Mantener la noción del tiempo
  • Hacer planes
  •  Acabar el trabajo a tiempo
  •  Hacer varias tareas
  • Utilizar aprendizaje previo para solucionar un problema actual
  •  Analizar ideas
  • Buscar ayuda o más información cuando es necesaria

¿Cómo funcionan las funciones ejecutivas?

Otra forma de entender las dificultades de los niños es ver cómo funciona el proceso de las funciones ejecutivas. Te lo explicaré en seis pasos sencillos, descompuestos para que sea más fácil de aprender:
  1. Analizar una tarea. Descifrar qué necesitas para hacerlo.
  2. Planear cómo realizar la tarea.
  3. Descomponer el plan en varios pasos.
  4. Descifrar cuánto tiempo es necesario para ejecutar el plan, y dejar el tiempo al lado.
  5. Hacer ajustes si son necesarios.

Si las funciones ejecutivas están trabajando correctamente y la tarea es bastante simple, el cerebro elaborará esos paso en cuestión de segundos. Si tu niño/a tiene habilidades ejecutivas débiles, incluso una tarea sencilla puede convertirse en un gran desafío.


¿Son comunes las dificultades en las funciones ejecutivas?

No está claro cómo los niños luchan con los problemas de funcionamiento ejecutivo. A pesar de que los problemas no son infrecuentes.
A menudo aparecen en niños con TDAH o dislexia, así como en otras condiciones.
Se estima que el 30% de las personas con TDAH tienen problemas con las funciones ejecutivas.

¿Qué causa los problemas en las funciones ejecutivas?

Los problemas pueden ser causados por herencia genética o alguna alteración en el córtex prefrontal.
Los científicos aún no están seguros de por qué algunos niños tienen problemas en las funciones ejecutivas. No obstante, la investigación ha identificado algunos posibles enlaces:
  • La genética heredada: Los niños se diferencian en cómo utilizan sus funciones ejecutivas. Sin embargo, hay una probabilidad alta de que el niño las utilice de la misma forma que tú, como padre o madre. Los estudios muestran que las diferencias entre unos niños y otros vienen dadas por la genética.
  • Diferencias cerebrales: Gran parte de las funciones ejecutivas son controladas por una región del cerebro llamada córtex prefrontal. La investigación ha mostrado que la gente que tiene desórdenes, enfermedades o lesiones en el córtex prefrontal a menudo desarrolla problemas en las funciones ejecutivas. Los expertos han utilizado esa investigación para estudiar si el córtex prefrontal trabaja diferente en los niños con problemas que en los que no los tienen.
  • Otras discapacidades y desórdenes: Los niños con TDAH o dislexia a menudo luchan con las funciones ejecutivas. De la misma forma que lo hacen los niños con condiciones neurológicas, desórdenes del humor, autismo, y daño cerebral adquirido.
¿Cuáles son los síntomas?

Uno de los síntomas es la falta de atención y la fácil distracción. A veces está combinado con TDAH.
Los problemas en las funciones ejecutivas pueden producir un amplio rango de síntomas.
Dependiendo de las habilidades con las que el niño luche más, y la tarea particular que esté haciendo, podrás ver los siguientes signos:
  • Encuentra difícil descifrar por dónde empezar la tarea.
  • Se focaliza en detalles pequeños o en el panorama general, pero no en ambos al mismo tiempo.
  • Tiene problemas para descifrar cuánto tiempo requiere la tarea.
  • Hace las cosas de forma rápida y desordenada o lentas e incompleta.
  • Encuentra difícil incorporar feedback al trabajo o actividad.
  • Persiste en un plan, incluso cuando se ve claramente que no está funcionando.
  • Tiene problemas en mantener la atención y se distrae fácilmente.
  • Cuando se le interrumpe olvida lo que estaba pensando.
  • Necesita que se le digan las instrucciones muchas veces.
  •  Tiene dificultades para tomar decisiones.
  • Tiene dificultades para cambiar de una actividad a otra en el tiempo.
  • No siempre tiene las palabras adecuadas para explicar algo en detalle.
  • Necesita ayuda procesando cómo algo siente/suena/o se parece.
  •  No es capaz de pensar o hacer más de una cosa al mismo tiempo.
  • Recuerda mejor la información utilizando señales, abreviaciones o acrónimos.
Como el cerebro del niño continúa desarrollándose, los síntomas de los problemas en las funciones ejecutivas pueden cambiar.
Una intervención temprana puede ayudarte a encontrar formas para fortalecer las alteraciones que presenta, cuanto antes se intervenga más facilidades o progresos tendrá.

¿Qué habilidades se ven afectadas por los problemas de las funciones ejecutivas?

Hay varias habilidades importantes involucradas en la función ejecutiva. Sin embargo, debemos tener en cuenta que cada niño puede lidiar con cada una de ellas en diferente grado. 

Las habilidades ejecutivas incluyen:

Control de los impulsos
La falta de control de impulsos les hace no saber cuándo deben parar.
Esto es la habilidad para pensar antes de actuar o dejar de hacer una actividad. La impulsividad puede ser un síntoma de TDAH. Los niños con problemas en el control de impulso pueden dejar escapar cosas, es decir, pueden hacer cosas peligrosas sin pensarlo bien. Probablemente se precipitan hacia sus deberes sin comprobarlos antes. También pueden dejar una tarea a medio hacer por ir a dar un paseo con los amigos y tener problemas para seguir las normas de forma consistente.

Control emocional
Esta es la habilidad para gestionar emociones focalizándose en el resultado final u objetivo. El control emocional y el control de los impulsos están muy relacionados. Los niños que tienen problemas con el control emocional a menudo tienen problemas para aceptar el feedback negativo, pueden sobreactuar ante las injusticias pequeñas o presentar problemas para acabar una tarea cuando algo les molesta.

Flexibilidad
Es la habilidad de lidiar con los baches del camino y descubrir nuevos enfoques cuando un plan falla. Los niños inflexibles piensan de forma muy concreta, no ven otras opciones o soluciones, encuentran difícil cambiar el curso del plan o también pueden entrar en pánico o frustración cuando se les pide que hagan algo.

Memoria de trabajo
Es la habilidad para mantener la información en su cabeza y utilizarla para completar una tarea. Los niños que tienen una memoria de trabajo débil muestran problemas para realizar tareas múltiples; pasan mucho tiempo recordando direcciones, tomando notas o comprendiendo algo que les has explicado. Si conoces a un niño con problemas en la memoria de trabajo, frecuentemente lo habrás oído decir “olvidé lo que iba a decir.”

Auto-monitoreo
Esto es la habilidad para mantener el seguimiento de tareas regulares y la evaluación de su actuación. Ellos no pueden decir si sus estrategias están funcionando, tampoco pueden darse cuenta de si tienen estrategias. A menudo no saben cómo verifican su trabajo.

Planificar y priorizar
Para ellos es muy difícil planificar y priorizar los pasos de una tarea.
Esta es la habilidad de descubrir los pasos necesarios para alcanzar un objetivo y decidir su orden de importancia. Los niños con debilidad en las capacidades de planear y priorizar no pueden saber cómo comenzar a planear un proyecto. Fácilmente se pueden encontrar abrumados intentando descomponer las tareas en pequeños pasos o tener problemas para ver la idea principal.

Inicio de las tareas
Se refiere a la capacidad para empezar algo. Los niños con problemas en esta área a menudo tienen dificultades también en la planificación y en la priorización. Sin tener un plan para una tarea, es difícil saber cómo empezar. Los niños con problemas en la tarea inicial pueden parecer perezosos, pero a menudo se sienten abrumados por lo que se quedan quietos sin saber qué hacer.

Organización
Consiste en realizar un seguimiento de la información y de las cosas. Los niños con problemas en esta capacidad pierden o colocan mal las cosas. No pueden encontrar una forma de organizarlas a pesar de que haya consecuencias negativas por ser desorganizado.

Si el niño tiene cualquiera, o todos, de estos problemas, puede que tanto él o ella como tú , como padre o madre, os sintáis perturbados. Sin embargo, hay estrategias que se pueden llevar a cabo en casa para ayudarlo, pueden enseñarle a trabajar sobre estas debilidades. Los niños con una dificultad de débil a moderada son capaces de compensar estas alteraciones lo suficientemente bien como para aprender y completar sus tareas diarias.

¿Cómo pueden ayudar los profesionales?

Los psicólogos pueden tener una habitación acondicionada para desarrollar la terapia, adaptada a cada caso particular.
Los niños con problemas en las funciones ejecutivas pueden ser enseñados a superar o trabajar sobre sus dificultades.

A continuación expongo algunas estrategias educativas y enfoques conductuales utilizados por los profesionales para ayudar a los niños:

Terapeutas y otros especialistas
Varios tipos de profesionales pueden ofrecer estrategias de apoyo a los padres y al niño. Logopedas, terapeutas ocupacionales y psicólogos pueden ayudar con este problema. Por ejemplo, la terapia cognitivo conductual puede proporcionarle al niño herramientas mentales para comenzar a tener autocontrol en los pensamientos y conductas.
Los terapeutas pueden proporcionar capacitación en habilidades para ayudar al niño a aprender a responder de manera adecuada en situaciones sociales. Cualquiera de estas opciones puede realizarse privadamente o puede formar parte del programa de la escuela.

La escuela del niño o niña
Si el niño o niña tiene estas dificultades, la escuela en conjunto con los padres puede crear un plan de apoyo y adaptaciones metodológicas. Pueden incluir ayudas visuales, listas de verificación y adaptaciones en los exámenes. Incluso sin un trastorno diagnosticado, la escuela puede proporcionarle apoyo académico.
Estos apoyos pueden incluir:
  • Adaptaciones metodológicas: Se refiere a las estrategias que el profesor puede utilizar para que sea más fácil el aprendizaje del niño. Por ejemplo, puede asignarle al niño un sitio en la parte de delante de la clase para que preste atención más fácilmente.
  • Plan de trabajo individualizado (PTI): se utilizan estos programas para individualizar la enseñanza a los estudiantes que tienen problemas. Este es un plan escrito detalladamente, explicando lo que la escuela hará para apoyar las necesidades del niño. Puede incluir también adaptaciones metodológicas: tiempo adicional en las asignaturas, menos deberes u otras tareas.
Asociaciones y grupos de apoyo
La escuela y el centro médico no son los únicos recursos de apoyo. Existen asociaciones de apoyo que informan y capacitan a las familias. En ellas, además, puedes ponerte en contacto con otras familias en la misma situación que tengan niños/as con problemas parecidos. Esto puede ayudarnos a sobrellevar mejor el problema.

¿Qué se puede hacer en casa para mejorar?

Puede que no sea fácil de resolver si las dificultades del niño están relacionadas con otro trastorno. No obstante, los padres pueden ser capaces de ayudar a su hijo a pesar de haber sido diagnosticado con otro trastorno. El objetivo es identificar las áreas específicas en las que tienen dificultad y encontrar las estrategias adecuadas que lo puedan ayudar. Aquí se muestran algunas tareas que se pueden realizar en casa con ellos. Los padres deben intentar seguirlas para ver si tienen un efecto positivo.

Autoinstrucciones
El entrenamiento en autoinstrucciones es una técnica para secuenciar, siguiendo los pasos, cualquier actividad o tarea. El objetivo es reducir la impulsividad y la falta de planificación y organización, ayudando al niño o niña a evitar el fracaso.


Lo que el modelo trata de enseñar al niño a través de estas instrucciones puede concretarse en:
  1. Definir el Problema: ¿Qué tengo que hacer?.
  2. ¿Cómo tengo que hacerlo? (despacio, pinta la raya hacia abajo....). 
  3. ¿Tengo preparados todos los materiales que voy a necesitar?
  4. Autoevaluación. ¿Cómo lo estoy haciendo? 
  5. Autorrefuerzo: lo estoy haciendo bastante bien.
  6. Autocorrección: en el caso de que no se alcance el objetivo propuesto, afrontar el error. Si cometo un error no pasa nada, rectifico y sigo adelante. Iré más despacio.
Hacer diferentes listados
Como por ejemplo:


Hacer listas de verificación
Listar los pasos que incluye una tarea hará más fácil que el niño sepa cómo comenzar. También puede disminuir su ansiedad en torno a la planificación. La lista de verificación es una útil herramienta para evitar que se olviden pasos o elementos necesarios.
Puedes hacer las listas de verificación para cualquier tarea que tenga que hacer. Por ejemplo: qué necesita meter en la mochila.



Marca límites de tiempo
El niño puede tener problemas con el tiempo estimado para una actividad, como para cada paso de la misma. En las listas de verificación, considera dar un tiempo estimado para cada paso. Puedes poder un temporizador de cocina que le avise cuando termine el tiempo. Establece la cantidad de tiempo que el niño o niña debe emplear en completar una hoja de matemáticas, o cuánto tiempo debería pasar cepillando los dientes.

Utiliza planificadores y calendarios
Un calendario de tamaño grande pegado en la pared con todas las citas familiares, compromisos y actividades anotadas ayudan a los niños a ver cómo la organización es necesaria para todos los componentes de la familia a lo largo de la vida. Sugerimos utilizar un color diferente para poder diferenciar los horarios de cada miembro de la familia.

No todos los planificadores tienen que ser de papel, lo que es una buena idea si el niño tiene problemas para seguir los ítems. Hay aplicaciones gratuitas que ayudan, por ejemplo, a controlar el tiempo o a planificar el tiempo de estudio y deberes.

Explica tu respuesta
Los niños que tienen pensamientos inflexibles o que tienen problemas con el control de las emociones no siempre se toman bien el feedback o nuestras indicaciones sobre cómo hacer de otra forma las cosas. Intenta explicar por qué es importante aprender una nueva habilidad, o cómo puede ahorrar tiempo y energía a largo plazo. Y si la respuesta es simplemente, “Porque esa es la forma en que se tiene que hacer”, no tengas miedo de decirla.

Permite que el niño o niña se explique también
Sólo porque los niños tengan problemas en las funciones ejecutivas no significa que su forma de hacer las cosas no sea válida. Si el método del niño no tiene sentido para ti, pregúntale por qué lo hace así, antes de decir que lo haga de otra manera. Puede haber una alternativa que le funcione mejor. Las estrategias más exitosas proceden de ellos mismos.

¿Qué más nos puede ayudar?

Si estás comenzando a aprender sobre los problemas de las funciones ejecutivas de los niños o si llevas tiempo investigando, estos consejos pueden ayudarte:

Conocer los problemas del niño. Es importante conseguir ayuda efectiva. Si estás buscando maneras de ayudar al niño académicamente, puedes buscar psicopedagogos o profesores de apoyo que también les enseñen técnicas de planificación, organización y estudio.

Contactar con otros padres. Encontrarás útil compartir ideas con otros padres de niños con el mismo problema. Conectar con otros padres puede darte el empujón que necesitas para seguir adelante y ayudar a estos niños.

Construir un plan de apoyo. Busca comunidades online o asociaciones en tu ciudad.
Mantenerse positivo. Las funciones ejecutivas continúan desarrollándose desde los 10 años hasta los 25. Lo que es difícil ahora para el niño puede no ser más que una molestia cuando sea adulto. Mediante la adopción de medidas y estrategias para hacer frente a sus problemas, puedes ir viendo cómo evoluciona y cómo aprende a alcanzar su completo potencial.

Resumen

Las funciones ejecutivas son las encargadas de gestionar las habilidades más importantes del cerebro como coordinar, planificar, estructurar y priorizar.
Los problemas en las funciones ejecutivas pueden venir determinados por varios factores como son:
  • La genética heredada.
  • Diferencias en las estructuras cerebrales.
  • Presencia de otros trastornos como TDAH o dislexia.
Los síntomas que puede manifestar son dificultad para concentrarse, para comenzar una tarea, para planificarla, para cambiar de estrategia incluso si la utilizada no funciona, dificultad para tener noción del tiempo o para realizar varias tareas al mismo tiempo.

Estas alteraciones pueden afectar en alguna o varias funciones cognitivas, por lo que pueden presentar retraso en el colegio o dificultades en alguna actividad.

Estas habilidades afectadas incluyen el control de impulsos, control emocional, la flexibilidad para cambiar de estrategia, la memoria de trabajo, el auto registro y la organización entre otras.

Los profesionales como los psicólogos o terapeutas pueden ayudar con diferentes enfoques como el cognitivo conductual o fomentando su capacitación en ciertas áreas. La escuela del niño también puede ayudar mediante un planes de intervención y adaptaciones metodológicas. Si esto no funciona se puede contactar con un centro especializado para que le realicen un diagnóstico detallado y lo ayuden de forma individualizada.

En casa se pueden hacer listas de verificación paso por paso, calendarios visuales, controlar el tiempo y explicar la respuesta. Además, se puede contactar con otros padres en la misma situación, con asociaciones cercanos u online o construir un plan de apoyo individualizado con ayuda de profesionales.

Recordad, siempre es bueno contar con el punto de vista de un terapeuta o psicólogo especializado en el tema. Los profesionales siempre van a intentar ayudarnos para que las habilidades y capacidades de los niños se desarrollen de la mejor forma posible.

FUENTE: