TDAH = Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

jueves, 11 de junio de 2020

ESTRATEGIAS DE RELAJACIÓN INFANTIL


Vamos a contar 3 técnicas de relajación que podemos usar, pero con el objetivo principal de ayudar al niño a conectar con sus emociones, su cuerpo y con sus sensaciones físicas, permitiéndole sentir y acompañándole durante el proceso. Para ello necesitarán la ayuda de un adulto que les guíe y en muchas ocasiones que lo haga con ellos.

Es fundamental que dicho adulto se encuentre regulado y en un estado de calma, ya que eso facilitará que el niño se contagie de ese estado emocional y le resulte más sencillo conectar con su propia calma. Para ello, antes de ir con el niño puedes cerrar los ojos y hacer algunas respiraciones profundas, observando desde la curiosidad cómo te encuentras tú, permitiéndote sentir y acompañándote a ti mismo durante un ratito. Cuando te sientas más tranquilo entonces podrás ayudar al niño. Recuerda, para poder ayudar a regularse y calmarse a un niño (o a cualquier persona) hay que estar regulado.

Cuando hablamos de técnicas de relajación infantil es posible que aparezca la expectativa de algo casi mágico que haga que los niños se calmen y “paren un poco”, pero esto no es así. Es importante entender que la infancia es una etapa caracterizada por la exploración y por un alto nivel de energía, esto incluye moverse, saltar o correr; como manera de descubrir y conectarse con el mundo que les rodea.

Respiración del globo

Es la que comúnmente conocemos como respiración abdominal. Dicha respiración, realizada en un ritmo lento y acompañada de una expiración más larga que la inspiración activa nuestro sistema nervioso parasimpático, que es el que se encarga de calmar el sistema.

Para realizarla pediremos al niño que busque un juguete pequeño, del tamaño de su mano aproximadamente, que le guste y que no pese mucho. A continuación nos tumbamos boca arriba, colocando el muñeco en la barriga a la altura del ombligo.

Le explicaremos al niño que vamos a imaginarnos que dentro de la tripa tenemos un globo y que vamos a hincharlo poco a poco cuando cada vez que aire. El muñeco colocado en la tripa nos sirve de ayuda visual para que el niño pueda ver más fácilmente cómo su tripa se mueve al ritmo que respira, hinchándose cuando coge el aire y deshinchándose cuando lo expulsa.

Podemos hacer un par de intentos y ver si se encuentra cómodo o prefiere cambiar de muñeco o no usar ninguno.

A continuación le explicamos que vamos a respirar despacio mientras nos imaginamos el globo, cogiendo aire por la nariz y expulsándolo por la boca despacito como si sopláramos por una pajita.

Durante el proceso le vamos guiando con voz calmada e incluso podemos ir haciéndolo a la vez que él para que se sienta acompañado y le resulte más fácil y agradable.

El muñeco de nieve

Para llevarla a cabo podemos elegir si queremos estar sentados o tumbados. Le vamos a explicar al niño que vamos a imaginar que somos un muñeco de nieve rígido, así que vamos a tensar nuestro cuerpo. Le podemos guiar con ejemplos:
“por ejemplo vamos a apretar mucho las manos” “vamos a apretar los labios” “vamos a quedarnos muy quietos, como congelados”.

Cerramos los ojos y le guiamos con la voz haciendo un recorrido de los pies a la cabeza notando cómo cada parte de nuestro cuerpo de muñeco de nieve está rígido. A continuación nos imaginamos que ha empezado a salir el sol, y vamos sintiendo el calorcito en el cuerpo y ¿qué les pasa a los muñecos de nieve cuando les da el sol? Que se van derritiendo poco a poco.

De la misma forma le vamos guiando mientras sentimos como cada parte de nuestro cuerpo rígido se va haciendo cada vez más blandito y calentito y se va fundiendo con la cama o el sofá (o la superficie en la que se encuentre el niño)
Cuando nos hayamos derretido permanecemos en la misma postura un ratito, respirando despacio.

Cuando estemos preparados empezaremos a mover los deditos de las manos y de los pies, luego los brazos, estirándonos, podemos bostezar también y empezar a mover el cuerpo despacio. Lo último será abrir los ojos.
Podemos concluir el proceso dándole un abrazo si le apetece.

Los abrazos calentitos

El contacto físico amable con otra persona, en especial los abrazos, tiende a ejercer un efecto tranquilizador en nuestro sistema nervioso.
Usar el abrazo o el contacto físico como técnica de relajación no solo puede ayudar a calmar sino que refuerza el vínculo que tenemos con el niño, ya que es un tiempo de calidad, conexión y calma que compartimos con él.

No tiene por qué ser obligatoriamente un abrazo, puede ser un masaje en la espalda, en el pie, o quizá caricias en la espalda. La preferencia dependerá de cada niño, es importante preguntarle (cuando se encuentre en un momento de calma) y que elija él.

Es importante que, elija la opción que elija, cuando lo llevemos a cabo tengamos todos los sentidos y nuestra atención puesta en el niño, es decir, no vale darle un abrazo mientras seguimos mirando la pantalla de nuestro ordenador. Podemos cerrar los ojos y respirar hondo y despacio mientras le abrazamos, invitándole a él a hacer lo mismo si le apetece.

Muchos niños hoy en día han visto la película de Frozen, en la que Olaf, el muñeco de nieve se caracteriza porque le gustan “los abrazos calentitos”. Podemos usar esta referencia cuando le preguntemos.

Eva Mareque. Psicóloga en Unidad Focus

viernes, 3 de abril de 2020

CORONAVIRUS: POLÉMICA AL 'IDENTIFICAR' AUTISMO Y TDAH CON UN LAZO AZUL



Algunos padres optan por utilizar este objeto para salir a la calle con sus hijos con el trastorno sin ser increpados.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) del 20 de marzo publicaba una instrucción del Ministerio de Sanidad que autorizaba a las personas con discapacidad, con alteraciones conductuales y un diagnóstico de espectro autista y conductas disruptivas, que pueden agravarse con el confinamiento por la crisis sanitaria con el coronavirus, a salir a la calle acompañados durante el Estado de Alarma. 

Sin embargo, en las últimas semanas, varios padres han utilizado Twitter para denunciar que algunos de sus vecinos les recriminaban cuando salían a dar estos paseos con sus hijos con trastorno de déficit de atención (TDAH) y/o autismo.

Por eso, algunos han decidido ponerles a los niños un lazo azul que identifique que tienen uno de estos trastornos. Una iniciativa que ha causado polémica en algunas entidades.  

Por ejemplo, la Confederación de Autismo considera que la mejor respuesta a las provocaciones de los vecinos puede que no sea marcar a los niños con un color. Ellos lo que exigen se cese el "hostigamiento a niños con trastorno del espectro autista".

FUENTE:

IMAGEN:

lunes, 23 de marzo de 2020

9 CONSEJOS PARA PASAR LA CUARENTENA CON NIÑOS CON TDAH



20 marzo, 2020

Se avecinan tiempos difíciles, muy difíciles para todos. Para nuestros chicos, va a ser un poquito más complicado, por eso queremos dar algunas pautas a los padres, que podéis seguir en casa, para ayudaros a pasar de una manera más amena la cuarentena con niños con TDAH.

Es esencial mantener unas rutinas diarias y establecer los nuevos horarios de funcionamiento (ya que NOS VAMOS A QUEDAR TODOS MUCHO TIEMPO EN CASA). 

Es importante mantener estas rutinas especialmente cuando en la familia hay algún niño con TDAH, ya que éstas le transmitirán una sensación de tranquilidad, y como consecuencia, el funcionamiento familiar en estos días será algo menos duro. Es por tanto muy importante, especialmente para estos niños, que estas rutinas se mantengan.

  • Mantener las horas de levantarse y acostarse.
  • Establecer horarios fijos de trabajo escolar.
  • Trabajar la autonomía y como consecuencia fomentar la seguridad en ellos mismos:
  • Vestirse
  • Guardar su ropa
  • Ducharse
  • Participar en las tareas del hogar
  • Establecer horarios para, en familia, hacer uso de los juegos de mesa. Con ellos, además de entrenar distintas funciones ejecutivas que se encuentran alteradas en TDAH (como velocidad de procesamiento, flexibilidad, atención o memoria), entre otras cosas estaremos inculcándoles el respeto a las normas y la tolerancia a la frustración, algo que los niños con TDAH también necesitan que se les entrene.
  • Dibujar, pintar, inventar una historia entre todos.
  • Ver una película juntos y luego comentarla entre todos; hacernos preguntas sobre detalles en que nos hayamos fijado para ver quién ha estado más atento. Además de pasar un buen rato, estaremos trabajando tanto su atención como su memoria de trabajo.
  • El uso de pantallas lo podemos dosificar a momentos en los que los padres necesiten” un respiro”.
  • Dedicar también tiempo para hacer algo de ejercicio físico en casa, especialmente si el niño tiene la presentación hiperactiva o podemos ver online una clase, ayudará a pasar la cuarentena con niños con TDAH

Es fundamental tener los botes de paciencia llenos y tener claro que no se pueden recargar en las gasolineras, estancos o supermercados. Todo va a depender de nosotros, de mantener la calma y aplicar el sentido común.

Esperamos haberos ayudado con estos consejos para pasar la cuarentena con niños con TDAH. 

FUENTE:
Luis Abad, Paqui Moreno, Violeta Peláez, Raquel Herrero, Virginia Domínguez, Denisse Huerta y Álvaro Mira.

Equipo especializado en Funciones Cerebrales Superiores de RED CENIT

domingo, 16 de febrero de 2020

LA ALTERACIÓN DE LAS FUNCIONES EJECUTIVAS EN EL TDAH



Uno de los síntomas más frecuentes en los niños y adultos que están afectados por Trastornos por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es la alteración de las funciones ejecutivas.

Dra. Idiazábal Alecha

29-01-2020



Las funciones ejecutivas comprenden un conjunto de procesos que permiten realizar conductas orientadas a un fin, es decir, que permiten controlar la conducta propia. De esta manera, las funciones ejecutivas incluyen todas las capacidades mentales esenciales para realizar una conducta eficaz. La Dra. Idiazábal Alecha, de la plataforma TopDoctors, lo explica.

Cuando en el día a día queremos realizar una acción, las funciones ejecutivas se encargan de planificar los actos, organizando la conducta y permitiendo así que podamos realizar varias cosas a la vez.

De esta manera, impiden que nos desviemos del objetivo final con distractores externos para que nos adaptemos a las diferentes situaciones en caso de que se produzcan contratiempos.

Las funciones ejecutivas en la vida diaria

Las funciones ejecutivas son las que permiten que las personas planifiquemos cada día, a través de la ejecución de una serie de pasos que realizamos de forma más o menos ordenada y eficaz (despertarnos, preparar el desayuno, escoger la ropa, lavarse los dientes…).
En cualquier caso, si en algún momento, uno de estos pasos falla, tenemos facilidad para adaptarnos de forma rápida a la nueva circunstancia.

Las funciones ejecutivas en el TDAH

Las funciones ejecutivas se ven afectadas en muchas patologías, como en el TDAH. En el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad esta afectación es muy frecuente.
De hecho, son habituales los casos de niños que no son capaces de prepararse la mochila, se entretienen, no escuchan, no entienden cuando se les habla, se olvidan las cosas, pierden objetos, pierden el tiempo o llegan tarde, entre otras.

En la gran mayoría de los casos, la exploración neuropsicológica es útil para ofrecer un perfil en el que las funciones ejecutivas se ven afectadas. En la vida diaria, esto se traduce en una incapacidad para organizarse, planificar, prever consecuencias, mantener mucha información a la vez en la mente y adaptarse a nuevas circunstancias con facilidad.

¿Cuál es el tratamiento más adecuado?

Ante un caso de TDAH en el que las funciones ejecutivas se ven afectadas, es importante que adaptemos nuestros comportamientos a las características de la persona que padece TDAH. Al menos hasta que consiga autorregular sus conductas a través de una serie de técnicas. De esta manera, es posible contrarrestar los efectos de un déficit en las funciones ejecutivas.

Por otro lado, es recomendable seguir una serie de pautas, como las siguientes:

  • Ayudarles en la organización de su vida diaria.
  • Señalar cada paso que den para realizar una tarea.
  • Enseñarles a planificar el tiempo necesario para hacer determinadas actividades.
  • No darles muchas órdenes al mismo tiempo, porque no pueden retenerlas todas a la  vez.
  • Darles órdenes de una en una, de manera clara.
  • Retirar distractores que puedan alterar su atención o que puedan desviarles de su  objetivo final.
  • Enseñarles a tomar alternativas cuando surjan inconvenientes.
  • Ser pacientes y comprensibles.
La Dra. Idiazábal Alecha es una reputada especialista en Neurofisiología Clínica. Dirige el Instituto Neurocognitivo Incia (centro adscrito a la Universidad de Barcelona), dedicado al diagnóstico y tratamiento de trastornos del sistema nervioso central y periférico, trastornos del sueño y trastornos neurocognitivos. Formada en el Centro de Investigación de Neurociencias de la Habana en Neurofisiología Cognitiva, es la encargada de la realización de los Protocolos de Registro, Análisis y Aplicaciones Clínicas de los Potenciales Evocados Cognitivos de la Sociedad Española Neurofisiología Clínica. Participa en numerosos proyectos de investigación y es autora y coautora de numerosas publicaciones médicas nacionales e internacionales. Es experta en Neuromodulación y tratamiento con tDCS. Premio Nacional de Medicina Siglo XXI en Neurofisiología Clínica (2018).

FUENTE:


domingo, 12 de enero de 2020

LAS NECESIDADES ESPECIALES NO TERMINAN DE ENTRAR EN LAS AULAS




Los expertos señalan la falta de recursos y de formación del profesorado como los mayores obstáculos para avanzar en la integración de los alumnos con necesidades especiales en España

NACHO MENESES
Madrid 9 ENE 2020 - 16:49 CET

Dislexia, trastornos por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), síndrome de Down, trastornos del Espectro del Autismo (TEA), discapacidades auditivas, motoras o visuales… Hablar de necesidades especiales en el aula es hacerlo de un amplio abanico de estudiantes que demandan un apoyo específico garantizado tanto desde la Convención Internacional de Naciones Unidas sobre derechos de las personas con discapacidad como de la propia Constitución Española, en su artículo 27, y a través de normas específicas como la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social. Sin embargo, la forma en que se observan esos derechos varía mucho dependiendo de cada Comunidad Autónoma y de los recursos que dediquen a ello las diferentes administraciones implicadas.

“La sociedad no está preparada para atender a la diversidad, y por tanto es muy difícil que su sistema educativo lo esté. Hay un vacío muy grande en la formación de los profesores... Un profesor universitario tiene un dominio muy específico de un área de conocimiento, pero no sobre didáctica, metodología, psicología o antropología”, sostiene Sonia Escorial, responsable de la Unidad de Atención a la Diversidad de la Universidad Europea. Según un reciente informe de Comisiones Obreras, por ejemplo, el 72 % de los alumnos con necesidades especiales en la Comunidad de Madrid están desatendidos debido a la falta de especialistas.

La dotación de las aulas específicas también cambia según su ubicación geográfica: si en Madrid han de tener un maestro de pedagogía terapéutica (PT) y un técnico auxiliar formado como integrador social, la Consejería de Educación de Murcia no fija una formación específica para el auxiliar, y ha de contar con un PT y un especialista en Audición y Lenguaje (AL)
.
Un apoyo desigual según la edad

Más del 75 % de los estudiantes con necesidades específicas de apoyo educativo están en un entorno inclusivo, según datos de la Comisión Europea. “Sin embargo, según se van cumpliendo etapas escolares, los apoyos que van recibiendo no son suficientes, y eso hace que no sea una inclusión real, porque al final pasan más tiempo en el aula específica que en la ordinaria que les corresponde”, explica Blanca Sáenz, fundadora de Abascool, centro de formación superior especializado en autismo. Este es precisamente el trastorno infantil con mayor prevalencia en la actualidad, ya que afecta a uno de cada 100 nacimientos, según las estadísticas europeas.

Autismo, TDAH, síndrome de Down, parálisis cerebral... Las necesidades son múltiples y no parece que sus necesidades lleguen a estar cubiertas. “Se trata de alumnos que necesitan atención personalizada, una adaptación curricular y una gestión de los problemas conductuales que puedan favorecer la inclusión en la clase”, añade Sáenz. Una adaptación que abarca cambios tanto en los objetivos y los contenidos de las asignaturas como en su metodología y evaluación, de manera que se ajusten a las circunstancias específicas de cada alumno. Sin embargo, la Estrategia Española en Trastornos del Espectro del Autismo, elaborada en 2015, está pendiente de un plan de acción que aún no se ha publicado.

La principal dificultad de los alumnos con un TEA tiene que ver con la comunicación e interacción social, por un lado, y las alteraciones de conducta, por otro. “El TEA es muy amplio, porque incluso en alumnos con un mismo diagnóstico encontraremos necesidades muy diferentes, desde niños que simplemente no son capaces de entender la ironía, el humor o la mecánica de un juego a otros que no pueden expresar lo que necesitan, no comprenden lo que se les dice y no son capaces de realizar ninguna acción de forma independiente”, argumenta José Alberto Monseco, psicólogo y director académico de Abascool. Puesto que la intervención es más eficaz cuanto más temprana y más intensiva, las etapas infantil y primaria se convierten en esenciales, porque servirán para establecer las bases de lo que aprenderán en el futuro.

El máster ofrecido por esta escuela (un título de la Universidad Complutense de Madrid dirigido a graduados de carreras como Psicología, Magisterio, Pedagogía, Logopedia o Psicopedagogía, entre otras) se centra en el Análisis de Conducta Aplicado (ABA, por sus siglas en inglés). Este tipo de terapias se centra en identificar las conductas socialmente relevantes y significativas, reforzar las conductas que se desea mantener y enseñar conductas sustitutivas y socialmente aceptables para aquellas que se quieren eliminar. A pesar de estar recomendadas tanto por la Organización Mundial de la Salud como por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, no se financian a través de las coberturas públicas. “Por eso, si alguien quiere acceder a este tipo de tratamiento para sus hijos ha de pagarlo de su bolsillo, algo que es muy costoso, al tratarse de un tratamiento personalizado”, denuncia Monseco.

Apoyo logopédico para el Síndrome de Down

Aunque, de nuevo, cada caso es diferente y tiene sus propias necesidades, los estudiantes con síndrome de Down suelen exigir apoyo logopédico al menos en Infantil y Primaria, ya que las dificultades para hablar correctamente hacen necesarios ejercicios de pronunciación y respiración. “En Secundaria hay menos apoyo, aunque siga siendo necesario”, reclama Mateo San Segundo, presidente de Down España. “Se trata de alumnos que requieren que muchas cosas se adapten a sus necesidades: explicaciones más cortas o lentas, que haya más de un profesor en el aula o que se trabaje en grupo, cooperativamente, para apoyarse unos a otros”, añade.

Para San Segundo, esas metodologías más participativas no solo benefician a los alumnos con síndrome de Down, sino también al resto de compañeros, y reconoce ciertos límites en el sistema actual: “La teoría de la inclusión educativa es mucho más complicada en la práctica. Cuando como profesor tienes 25 alumnos, dos con necesidades especiales y otros tres que a lo mejor no lo son, pero también necesitan apoyo, es difícil. Pero si la escuela no puede llegar a todos, entonces hay que cambiar el paradigma de la educación”, sostiene San Segundo. “Debería haber un profesor de apoyo en el aula, y eso puede hacerse con una mejor distribución del tiempo. En muchos colegios ya lo han cambiado, y hay docentes que dedican parte de su tiempo libre a ayudar a otros profesores”. No es el niño quien se ha de adaptar al centro, sino al revés, para que este pueda desarrollar adecuadamente sus capacidades sin dejar de convivir con el resto de los estudiantes.

Pérdida de talento en la universidad

“Nuestro sistema educativo expulsa a mucha gente que se sale de la norma, por lo que el porcentaje que llega a la universidad es muy reducido. Hay una pérdida de talento, porque el sistema les manda por caminos alternos como la FP o los centros específicos de empleo, y como consecuencia de estas barreras no pueden acceder a determinados tipos de trabajo que requieren una formación superior y no técnica”, reflexiona Escorial. Aunque la mayoría de los alumnos con necesidades especiales que llegan a la Universidad Europea responden a trastornos específicos de aprendizaje como la dislexia o el TDAH, aproximadamente un 10 % de ellos son estudiantes con TEA u otros tipos de discapacidad auditiva, motora o visual.

“Los alumnos con dislexia llegan a menudo con un cierto bagaje emocional, provocado por experiencias previas de bullying. Tienen un déficit en la memoria a corto plazo, que es la memoria del trabajo, y que muchas veces no ha sido tratado con anterioridad”, añade Escorial. Les cuesta memorizar el contenido, y por ello se les enseña a estudiar utilizando su cerebro de una forma más eficaz, a menudo por medio de estrategias visuales como los mapas conceptuales para poder asimilar mejor el contenido.

Los alumnos que llegan a la Unidad de Atención a la Diversidad que dirige Escorial reciben una atención personalizada que pretende identificar no solo las necesidades de cada estudiante, a través de pruebas objetivas y estandarizadas, sino también lo que pueden aportar. “Se trata de ver lo que podemos hacer para que las asignaturas sean más accesibles, no solo para esa persona con una necesidad concreta, sino para todos los alumnos; que la programación se cree pensando en todos”. Antes de cada clase, el profesor sube al campus virtual la documentación necesaria, de manera que los estudiantes ya no tienen que elegir entre escuchar al profesor o tomar apuntes literales, y pueden centrarse en tomar notas importantes y más específicas. Y, por último, se les recomienda que pidan tutorías didácticas, “a donde vayan con dudas muy concretas que les ayuden a tener un aprendizaje más significativo”, finaliza Escorial.

FUENTE:

sábado, 23 de noviembre de 2019

TÉCNICAS FÁCILES DE APRENDER PARA MEJORAR TU MEMORIA



Una memoria fuerte depende de la salud y la vitalidad del cerebro. Si eres un estudiante que se está preparando para los exámenes, un profesional que trabaja duro para hacer todo lo posible para mantenerse mentalmente alerta o un adulto que busca preservar y mejorar la materia gris a medida que envejece, hay muchas cosas que se pueden hacer para mejorar la memoria y el rendimiento mental.

Estrategias mnemotécnicas

Para usar la asociación de manera efectiva, debes crear una imagen en tu mente para ayudar a recordar una palabra o una imagen. Al crear una imagen visual, el cerebro se concentra en una única información fácil de memorizar. Cuando recupera ese símbolo, también puede acordarse de la mayor cantidad de información que se le asignó.
Por ejemplo, cuando coloques las llaves de tu coche en el bolso, imagina que tu bolso es rojo en vez de negro. Como la imagen que has creado es extraña, es más probable que lo recuerdas más tarde, lo que también ayudará a refrescar la memoria de que las llaves de tu coche están dentro de él.
Cuanto más única o inusual sea la imagen que crees en tu imaginación, más fácil le será al cerebro recordarla.

Involucra tus sentidos

Puedes estimular más partes del cerebro usando algunos sentidos del cuerpo. Cuando una mayor parte del cerebro está activa, la habilidad para desencadenar los bancos de memoria aumentarán. Por ejemplo, el proceso de escribir información a mano estimula al cerebro y hace que sea más fácil recordarlo más tarde.
Si de lo contrario escribes en teclado, cuando termines, léelo. Cuando algo es difícil de leer, necesitas concentrarte más en ello, lo que puede ayudar a fijarlo en tu memoria con mayor firmeza.
También puedes repetirte la información a ti mismo o para otra persona en voz alta. Escucharte a recitar la información involucra tu sentido del oído; cuando llega el momento de recuperar la información, recurrimos al recuerdo de nuestra propia voz.

Ejercitar el cerebro

Ejercitar regularmente tu cerebro lo mantiene en forma y estimula el desarrollo de nuevas conexiones nerviosas que pueden ayudar a mejorar la memoria. Al desarrollar nuevas habilidades mentales como aprender un idioma, tocar un instrumento musical, resolver un crucigrama y retar al cerebro con acertijos y rompecabezas, puedes mantener tu cerebro activo y mejorar su funcionamiento.
Debes encontrar un ejercicio mental con el que estés a gusto como los famosos Sudoku u otro tipo de juegos de pensamiento fáciles para cualquiera. Elige algo que sea nuevo y desafiante, de este modo los músculos del cerebro se pondrán en funcionamiento.

Usar la fragmentación

Ir por partes es una buena forma de agrupar las cosas para ayudarte a memorizarlas. Una lista de cosas aleatoria (una lista de compra, por ejemplo) puede ser especialmente difícil de recordar. Para hacerlo más fácil, trata de clasificar por categorías cada elemento de la lista.
Por ejemplo, frutas, productos lácteos y productos con cereales. De este modo no sólo lograrás memorizar la lista, sino que harás la compra más rápido. Por otro lado también puedes separar por partes la lista según la letra inicial de cada artículo; si necesitas comprar huevos, cereales, pan y leche, recuerda las letras C, H, L, P. Siempre y cuando recuerdes las letras correctas, deberás ser capaz de recordar los productos correspondientes a cada letra.

Fotos mentales

Una situación de que esto ocurre es conocer a gente nueva. A menudo no recordamos los nombres de las personas al principio porque no estamos realmente concentrados en recordarlos.
Una forma de memorizar es mirar una fotografía por unos cuantos segundos y luego voltearla y describir tantos detalles como se pueda de la foto. Con una práctica regular, encontrarás que eres capaz de recordar incluso más detalles.

FUENTE:


Otras reglas mnemotécnicas que te ayudarán a aprovechar mejor tus horas de estudio

Si tienes serios problemas para recordar desde fechas, pasando por el pin de tu teléfono o la contraseña de tu cuenta bancaria te traemos la solución que estabas buscando. Puede que nunca hayas oído hablar de las denominadas reglas mnemotécnicas, pero desde hoy podemos Si tienes serios problemas para recordar desde fechas, pasando por el pin de tu teléfono o la contraseña de tu cuenta bancaria te traemos la solución que estabas buscando. Puede que nunca hayas oído hablar de las denominadas reglas mnemotécnicas, pero desde hoy podemos confirmarte que agradecerás conocer su existencia.

Antes de entrar en materia, las reglas mnemotécnicas son varios métodos para recordar desde cifras grandes, pasando por información concreta. Sencillos trucos para mejorar la memoria aunque para nada acercándose al clásico sistema de 'memorizar en bruto'. Muchas de las reglas optan por asociar a los números una palabra concreta o lugares. Sencillos paralelismos que, sin duda, te facilitarán mucho el día a día.


Regla de la historia

Uno de los métodos más sencillos para memorizar desde fechas, pasando hasta por contraseñas complejas. Imagina que quieres memorizar la fecha 12 de marzo de 1992. Esta cifra quedaría a modo completo de la siguiente forma: 1231992. Ahora pensarás que si no eres capaz de recordar la fecha original, ¿cómo vas a hacerlo incluyendo más números? Fácil. Asocia a cada número una historia o trasfondo, pero dando sentido al conjunto. Por ejemplo: 12 amigos quedaron a las 3 de la tarde en el portal 19, planta 92.

Regla de las palabras relacionadas

Otro buen método para memorizar números extensos es emplear la llamada regla de las palabras relacionadas. Aunque puede guardar cierto parecido con el método anterior, hay determinadas diferencias. Aquí deberás de asignar una palabra compuesta por el mismo número de letras que la cifra en sí. Por ejemplo, si deseas recordar el número 3567 opta por una frase del estilo: Las islas mañana nacerán.

Regla de la palabra gancho y la escena

Este método no es para nada sencillo, pero dominado puede convertirse en una auténtica herramienta para memorizar todo tipo de información. El truco en sí consiste en asociar a los números una palabra gancho. Ejemplo: uno - neptuno; dos - adiós; y así sucesivamente. Ahora imagina que quieres recordar la palabra cuádriceps. Ahora tu misión será crear una escena que de memorizar paso por paso para esa palabra. A cada número y palabra gancho le añadirás su correspondiente historia. Es decir: Los astronautas estaban viajando a Neptuno y de camino al planeta entraban el cuádriceps para fortalecer sus piernas. Crear una relación entre las palabras gancho y la que queremos es crucial. A medida que vayas haciendo una lista de 1 a 10 o añadiendo días de la semana te sorprenderá la capacidad que tienes para recordar números y palabras complejas.

Por supuesto hay muchas más reglas mnemotécnicas, pero estas son las más recomendadas o fáciles para emplear en el día a día. Eso sí, crear el hábito de memorizar ciertos conceptos, al igual que estudiar, requiere de determinados factores que no debes dejar pasar por alto. Tendrás que practicar varias veces al día para mantener fresco el método, pero también crear el ambiente adecuado. 
Hay factores externos que también serán vitales para que, con estos métodos u otros, mejorar la memoria sea mucho más rápido y sencillo. Dormir entre 7 u 8 horas, hacer ejercicio o tratar de llevar una alimentación sana son varios de ellos.

FUENTE:

lunes, 23 de septiembre de 2019

CONFERENCIAS SOBRE TDAH EN GUADALAJARA


La Asociación TDAH Guadalajara va a celebrar dos conferencias en el mes de octubre con motivo del Mes Europeo de Concienciación sobre el TDAH, dirigidas a personal docente, sanitario, familias y público en general.

El jueves 3 de octubre a las 18.00 h, los psicólogos Ángel Terrón y Alberto Jiménez, de EDUC-AT, con amplia experiencia en el campo educativo y especializados en el tratamiento eficaz del TDAH, nos impartirán las ponencias “Claves en materia escolar para un buen abordaje del TDAH: de los colegios a las familias” (Ángel Terrón) y “El papel de las emociones y la autoestima en el rendimiento académico” (Alberto Jiménez).


El jueves 24 de octubre, a las 18.00 h, el Dr. Alberto Fernández Jaén, Neurólogo Infantil, responsable del Servicio de Neurología Infantil del Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid, nos ofrecerá la ponencia “Diagnóstico del TDAH: ¿Dónde estamos? ¿Dónde vamos?”


Ambas conferencias se impartirán en el salón de actos del Campus de Guadalajara, en la C/ Cifuentes Nº 28, Guadalajara.
Entrada gratuita hasta completar aforo.

Más información: tdahguadalajara@gmail.com 

miércoles, 18 de septiembre de 2019

7 MANERAS PARA MOTIVAR A NUESTROS HIJOS A RENDIR MEJOR EN LA ESCUELA



La motivación es una de las armas más importantes para alcanzar el éxito personal. Por ello, es indispensable motivar a nuestros hijos a rendir mejor en la escuela desde una edad temprana. A continuación, se exponen 7 maneras para motivar a los más pequeños.


Que los niños estén motivados es esencial  para que den lo mejor de sí mismos en la escuela y disfruten del proceso de aprendizaje. Como padres, crear un ambiente para educarles en el esfuerzo y la dedicación es muy importante, ya que un niño motivado se esforzará más, tendrá una actitud positiva para aprender, y se enfrentará y abordará los problemas de diferentes maneras. Por ello, los padres tienen que dirigir esfuerzos a la motivación de los hijos.

Cómo motivar a los niños

Se presentan a continuación 7 sencillos consejos útiles para promover la motivación en los niños:

1. Ten las expectativas adecuadas

Los niños son muy conscientes de cómo los padres los perciben y, muchas veces, ajustan sus expectativas según lo que piensen los padres. Por ello, si esperas que tu hijo triunfe, es muy posible que su motivación y probabilidades de éxito sean mucho mayores. Si tus expectativas son bajas, es muy probable que no consiga los resultados esperados.

Es importante fijar las expectativas adecuadas y acordes a cada niño. Para ello, sigue estos dos pasos:

Habla con tu hijo: charla abiertamente con tu hijo sobre los campos de estudio que más le gustan y en los que más sobresale. Ofrece tu opinión sobre lo que también has observado. En general, si los dos coincidís en un área, es posible que en esta se fijen las expectativas más altas.

Reevalúa cuando sea necesario: a medida que tu hijo crezca, los intereses y aptitudes cambiarán, por ello, es importante volver a ajustar las expectativas cada cierto tiempo.

2. Ayuda a tu hijo a fijarse metas

Es importante enseñar a tu hijo a establecer metas propias, que le ayudarán a estar más motivado y conseguir sus objetivos.

Anotar las metas: alcanzar las metas será más fácil y motivador si se escriben en un papel. Puede ser muy útil colocar estas notas en un lugar visible de la casa para que tu hijo las recuerde cada día.

Las metas deben ser específicas: por ejemplo, más que marcar como meta ‘el próximo semestre te irá mejor en matemáticas’, será mucho más efectivo si se concreta más: ‘repasarás los problemas de matemáticas 20 minutos todos los días’.

Las metas deberán poder medirse: las metas tienen que ser cuantificables para valorar si se está progresando en su cumplimiento.

3. Encuentra maneras de mostrarle a tu hijo que la escuela es importante

Si mostramos a los hijos nuestro propio interés y entusiasmo por la educación, ellos adoptarán la misma actitud. 

Existen diversas maneras para fomentar este interés:

Establece una relación con el profesor de tu hijo: comparte con el maestro las expectativas que esperas para tu hijo y pídele opinión al respecto.

Apoya los programas de la escuela de tu hijo: asistir a acontecimientos organizados por la escuela, obras de teatro, etc., sirve para demostrar a tu hijo la importancia que le otorgas a la escuela y sus actividades.

Crea un ambiente adecuado para hacer las tareas: asegúrate de que tu hijo dispone de un lugar tranquilo y bien iluminado en casa para hacer los deberes y estudiar. 
Préstale ayuda y colaboración con las tareas, pero nunca las hagas en su lugar.

Conoce las tareas de tu hijo: aquello que está estudiando en cada asignatura, los trabajos y exámenes que debe hacer, etc.

4. Ten una actitud positiva hacia la escuela

Si tu hijo observa que percibes las tareas escolares de una manera positiva e interesante, él lo percibirá de la misma manera. 

Apoya el estilo de aprendizaje de tu hijo. Cada niño tiene una manera predilecta de estudiar y aprender, que es más natural y motivadora. Ayúdale a descubrirla y fomenta que la utilicen de la mejor manera posible. 

En general, existen tres tipos de estudiantes:

Estudiante auditivo: aquel que aprende más fácilmente mediante actividades en las que tiene que escuchar. 
Aconséjale, por ejemplo, que grabe los temarios y luego los repase escuchándolos o que, si tiene que leer una novela, busque la versión de audiolibro.

Estudiante visual: retendrá más la información mediante actividades visuales como, por ejemplo, leyendo un libro o analizando un gráfico. 
Recomiéndale que utilice diferentes colores para los apuntes y que elabore fichas didácticas con el temario y las cuelgue en la habitación.

Estudiante quinesiológico: estará más motivado a aprender a través de ejercicios prácticos que teóricos. 
Suele tratarse de niños muy movidos y participativos. Para fomentar esta cualidad, anímale a realizar proyectos prácticos como participar en ferias científicas.

5. Utiliza un lenguaje que le anime

Alentar a los niños motiva mucho más que elogiarlos. La diferencia entre estas dos formas de motivación es que alentar implica que el niño se evalúe a sí mismo de manera positiva; con palabras de aliento reconocemos su esfuerzo.

El elogio se refiere más concretamente a los triunfos y se suele utilizar cuando los niños han actuado de la manera esperada, mientras que el aliento se puede ofrecer independiente del desempeño y resultados del niño, se trata más de animar a que la próxima vez se haga mejor.

6. El aprendizaje en casa y en la comunidad

Tus hijos deben percibir el aprendizaje como un acto divertido y no sólo como la tarea obligatoria y pesada de estar sentado detrás de un escritorio. 
Los estudiantes motivados ven el aprendizaje en cualquier parte y entienden que hay algunas actividades divertidas que a la vez también aportan conocimiento.

Existen diversas ideas para fomentar esta visión en tu hijo: cuando lea un clásico de la literatura infantil, podéis pasar a ver la versión en película, se pueden estudiar las diferentes culturas a las que no acude de forma regular (si le gusta el fútbol, llevarlo al ballet, por ejemplo), o visitar museos sobre temas que esté estudiando.

7. Fomenta la fortaleza en su hijo

Los niños fuertes son más susceptibles a estar motivados, por ello, es importante promover la fortaleza en tu hijo. Si un niño no es fuerte internamente, su motivación disminuye mucho y ve pocas vías para salir adelante en medio de la adversidad. 
La fortaleza hace que estén preparados ante las adversidades y que se enfrenten a ellas y tengan capacidad de resolver muchos problemas, aprovecharan sus puntos fuertes y se darán cuenta de que todos cometemos errores y de que son oportunidades para aprender.

Para fomentar la fortaleza tu hijo sigue estos pasos:

Identifícate con tu hijo viendo la situación desde su punto de vista antes de reaccionar.

Ofrécele opciones razonables para elegir entre dos cosas.

Cambia la forma de abordar una cierta situación cuando no da resultados. 
Por ejemplo, si tu hijo no presta atención, en lugar de seguir gritando, prueba con algo muy diferente como susurrarle.

Fomenta los talentos e intereses de tu hijoPor ejemplo, si tu hijo no tiene resultados positivos en la escuela, pero le gustan mucho las clases de teatro y es lo que más le anima, no le prives de estas actividades por el hecho que no saque buenas notas. Celebra sus talentos y no los prohíbas.

De este modo, como padres, tenéis un papel clave en la motivación de vuestros hijos a tener mayor rendimiento académico y, por tanto, vuestro apoyo y actitud serán de gran relevancia también en su futuro.

FUENTE:

martes, 10 de septiembre de 2019

HEMOS CAMBIADO EL FONDO DEL BLOG



Por razones técnicas, hemos tenido que cambiar el fondo del blog, aunque los contenidos siguen siendo los mismos.
Espero que sigáis visitándonos.