TDAH = Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

sábado, 3 de septiembre de 2011

EL TRATAMIENTO PARA EL TDAH

Aparte de la medicación, que es sólo paliativa y no cura a los pacientes, los niños hiperactivos necesitan que la sociedad y, en particular, los médicos, padres y maestros conozcan y comprendan el trastorno que padecen. Se necesita, por tanto, que los responsables de salud infantil, apoyen y subvencionen a los investigadores, familias y centros escolares.
Es urgente y necesario que los hospitales públicos cuenten con unidades especializadas en esta enfermedad, no sólo para el diagnostico, sino también para el tratamiento, en el que es imprescindible la psicoterapia. De ese modo, los padres no andaríamos de acá para allá, soltando dinero a espuertas, perdidos en el maremágnum de distintos especialistas y corrientes. No tratar como se debe a un niño hiperactivo, no tener conocimiento y recursos para ayudarlos en la propia casa y en el colegio, les hace profundamente inseguros, les anula la autoestima, les deja sin amigos, les arrastra a conductas peligrosas, a fracasos personales y sociales. Estas personitas tienen un coeficiente intelectual normal o alto y una sensibilidad superior, pero hay que tratarlos de forma especial.
En Estados Unidos, por ejemplo, existen protocolos específicos en los colegios y universidades. Les ayudan, les respetan su ritmo, más lento en los exámenes y les refuerzan en todos los aspectos. Todos los centros cuentan con un terapeuta especializado para apoyar a los profesores en las aulas de los colegios normales.
Aquí, hoy por hoy, los profesores carecen de formación, recursos y tiempo y se desesperan y presionan a la familia continuamente, trasladándoles el problema del pequeño. Un tormento para todos. Un horror que empeora el problema del niño. Una realidad que hay que transformar ya.
Pido en nombre de todos los padres de estas criaturas preciosas que, tanto Sanidad como Educación, den una respuesta. El cinco por ciento de nuestros niños puede pasar de tener un futuro trágico a uno lleno de la esperanza que merecen.
FUENTE:
Paloma Pedrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario