TDAH = Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

jueves, 4 de julio de 2013

TDAH Y EL CEREBRO




TDAH Y EL CEREBRO por el Dr. Mitul Mehta
El trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH, como se conoce comúnmente,  afecta a cerca de uno cada 20 jóvenes en todo el mundo. Puede tener un gran impacto en la vida cotidiana, en la escuela, y con los amigos.
Los síntomas de desatención, impulsividad e hiperactividad pueden reducir la capacidad de una persona para controlar sus acciones y para concentrarse sin distraerse.
Algunas personas han expresado su escepticismo con respecto al trastorno, pero las imágenes cerebrales han mostrado que los síntomas de TDAH están asociados con una serie de anomalías en el desarrollo y funcionamiento de algunas zonas del cerebro.
Veamos primero la corteza cerebral, la capa superficial del cerebro: durante el desarrollo normal, la corteza, que juega un papel clave en la memoria, atención, pensamiento y lenguaje, aumenta gradualmente en grosor antes de alcanzar un máximo durante la adolescencia. Los escáneres muestran que en niños con TDAH la corteza se desarrolla en general más despacio, especialmente en las regiones de los lóbulos frontal y temporal, los cuales son importantes para la memoria y para controlar la conducta.
Generalmente, la corteza frontal junto con otras partes fundamentales del cerebro son más pequeñas en los niños con TDAH que en los niños que no lo padecen.
Estas partes del cerebro no funcionan de forma aislada sino que interactúan ampliamente para crear redes que controlan funciones como el lenguaje, la atención y el movimiento. La actividad de las distintas redes aumenta y disminuye, permitiendo que tengan lugar las distintas funciones. Por ejemplo, mientras estás viendo este vídeo, la actividad de las redes involucradas en el procesamiento de la información, generalmente, habrá aumentado, mientras que la actividad de las redes involucradas en la distracción habrá disminuido. En una persona con TDAH, la actividad de estas redes está alterada y las conexiones dentro de las redes están interrumpidas, y cuando miramos más de cerca la comunicación entre estas redes, también hay un trastorno en la liberación de las sustancias químicas dopamina y noradrenalina, que son las responsables de trasmitir mensajes entre células cerebrales. En términos generales, cuando los niños con TDAH llevan a cabo tareas específicas, algunas redes no están encendidas lo suficiente, mientras que otras permanecen encendidas demasiado tiempo.
Las investigaciones en todo el mundo han mostrado diferencias en el desarrollo y en el funcionamiento del cerebro de los niños con TDAH. Aunque todavía no podemos usar técnicas de imagen cerebral para diagnosticar este trastorno, cuanto más aprendamos sobre TDAH y el cerebro mejor podremos entender los síntomas de los niños con TDAH experimentan en la vida cotidiana y más podremos hacer para apoyarlos.
El contenido de esta animación se basa en el conocimiento actual y en las investigaciones publicadas. Es importante señalar, sin embargo, que el conocimiento de la Neurobiología del TDAH está en constante evolución, y que cada niño con TDAH es único.
El Dr. Mitul Mehta es profesor adjunto del departamento de Neuroimagen. Su investigación se centra, sobre todo, en  la acción de las drogas sobre el cerebro. Desarrolla su actividad en el King´s College de Londres, dirigiendo el grupo de Neurofarmacología. Anteriormente, ejerció en la Universidad de Cambridge y el Imperial College (Hospital Hammersmith) antes de unirse al Instituto de Psiquiatría en 2003. Su trabajo en el sistema de la dopamina fue reconocido por la Asociación Británica de Psicofarmacología, con el premio a los Jóvenes Investigadores en 2005. Actualmente es un editor consultivo de la revista Psicofarmacología.
FUENTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada