TDAH = Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

domingo, 1 de diciembre de 2013

CONSTRUIR UNA RELACIÓN DE PAREJA SANA CUANDO TIENES TDAH


Las personas con TDAH pueden hacer mucho para construir una relación de pareja sana..
Evita utilizar al TDAH como excusa en la relación.

     

Las personas que tienen TDAH y que mantienen una relación de pareja, a menudo no se sienten entendidas por éstas, quienes interpretan sus conductas como descuidadas o intencionadas; las parejas de las personas con TDAH suelen sentirse frustradas cuando su compañero/a con TDAH, sin intención, rompe compromisos, olvida y extravía cosas, llega tarde o actúa impulsivamente.

La relación también se empieza a erosionar cuando la comunicación se resiente, ya que los adultos con TDAH tienden a interrumpir las conversaciones, tienen mucha dificultad para organizar sus pensamientos o para concentrarse en una conversación y dejan escapar comentarios inapropiados, lo cual muchas veces hiere los sentimientos de su pareja.

Todo esto hace que, de manera muy probable, la relación entre la pareja se transforme en una dinámica padre-hijo, ya que las parejas sin TDAH al intentar ser un apoyo pueden llegar a interactuar más como si fueran padres de su pareja con TDAH que como compañeros/as.

Sin embargo, esto no quiere decir que la relación esté acabada. Por el contrario, las personas con TDAH pueden hacer mucho para construir una relación sana, aprendiendo a convertirse en oyentes activos y a comunicarse mejor.
Aquí te dejamos 12 estrategias de comunicación y escucha activa que cualquier persona puede aprender y mejorar:

  1. Parafrasea. Parafrasear lo que la otra persona dice para no perder el hilo. Hacer preguntas también puede ayudarte a mantenerte concentrado/a en la conversación. Esto también le demuestra a la otra persona que estás verdaderamente interesado en su perspectiva.
  2. Sé curioso/a. Para mantener una escucha activa, concentrarte en lo que encuentres más interesante de todo lo que tu pareja está diciendo. ¿Sobre qué te gustaría saber más? Pregúntale a tu pareja y escucha su respuesta.
  3. Presta atención a las señales no verbales. Pon atención al lenguaje corporal de tu pareja y el tono de su voz. ¿Qué es lo que te está diciendo el lenguaje corporal de tu pareja? ¿Qué emociones transmite con su voz?
  4. Limita tu conversación. Si al cabo del rato empiezas a salirte de la conversación, entonces debes limitar su duración. Hazle saber a tu pareja cuándo estás teniendo un día especialmente difícil para concentrarte.
  5. Utiliza tu inquietud como una ventaja. Los expertos sugieren que utilices un objeto pequeño -una bola de estrés o una cinta elástica- para mantenerte concentrado. Prueba varias técnicas para descubrir qué es lo que te funciona mejor. Asegúrate de que con ello no distraes a otras personas.
  6. Informa a tu pareja sobre el TDAH. Ayuda a tu pareja a entender lo que significa tener TDAH, los síntomas con los que luchas y lo que tu pareja puede esperar. Esto les ayuda a  que empaticen, a que eviten errores comunes (como una relación padre-hijo) y a que se construya una relación positiva.
  7. Maneja tu TDAH. Si bien esto es necesario para cualquier persona, es especialmente beneficioso para un individuo con TDAH: dormir lo suficiente, participar en actividades físicas, llevar una dieta equilibrada, etc. En algunos casos, quizás también necesites tomar medicación y trabajar en conjunto con tu terapeuta.
  8. Evita utilizar el TDAH como excusa en la relación. Habla con tu pareja sobre cómo estás manejando tus síntomas y cómo estás afrontando los desafíos. Aprovecha todos tus puntos fuertes.
  9. Piensa en lo que es importante para tu pareja. Los expertos recomiendan preguntarse sobre qué es lo que realmente necesitas mi pareja de mi y que no está recibiendo Esto permite identificar una acción específica y encaminarse según estas necesidades.
  10. Pensar en lo positivo. La negatividad engendra negatividad. Centrarse siempre en los problemas o en el TDAH sólo hará que éstos se mantengan como foco central. Recordad por qué iniciasteis la relación y pensad en lo que os gusta del otro.
  11. Trabaja sobre lo que está funcionando. Alimenta los aspectos que mantienen la relación viva. Por ejemplo, si os gusta tener una conversación interesante en la cena no encendáis la TV.
  12. Busca ayuda. Consulta con un especialista que tenga entrenamiento y experiencia trabajando con el TDAH. Esto puede suponer la diferencia en la ayuda de una relación que está luchando por mejorar.
El TDAH puede afectar a tu relación. Pero no tiene por qué arruinarla. Concéntrate en manejar tu condición de manera eficaz, mejora tus habilidades de escucha y comunicación y construye sobre las cosas positivas de tu relación.

FUENTE:

Artículo originalmente publicado en Psychcentral y traducido inicialmente por David Aparicio y Alejandra Alonso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario