TDAH = Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

jueves, 26 de enero de 2012

9 DE CADA 10 AFECTADOS POR TDAH ABANDONAN LA UNIVERSIDAD

PROBLEMA DE NIÑOS… Y NO TAN NIÑOS.
Entre un 2% y un 4% de los jóvenes es hiperactivo.
Nueve de cada 10 afectados por déficit de atención abandonan la universidad.
Las actitudes y comportamientos que tradicionalmente se han achacado a una educación deficiente, a una incapacidad o a una falta de interés, no siempre tienen una raíz meramente social. Las alteraciones en los niveles de dopamina en la parte frontal del cerebro, el neurotransmisor que regula la impulsividad y la atención son la principal causa del fracaso escolar.
Mientras de todos es conocido el trastorno por déficit de atención e hiperactividad en niños y adolescentes, muchos jóvenes se incorporan a la Universidad sin siquiera sospechar que sus malos resultados académicos pueden estar relacionados con la misma dolencia.
Representan entre un 2 y un 4% de la población de esa edad y la falta de soluciones por parte de docentes y centros le cuesta la carrera al 90-95%. La Universidad española, poco a poco, comienza a prestar atención a los alumnos con TDAH.
CUESTIÓN DE GENÉTICA
A simple vista, son personas muy despistadas y caóticas. No terminan casi nada de lo que empiezan, pierden las llaves, se les olvidan las citas y, muchos de ellos, han repetido curso en el colegio o el instituto. Los adultos jóvenes que presentan un trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) suponen entre un 2% y un 4% de la población según la estimación de los expertos. No se dispone de estudios específicos como en el caso de la infancia, ya que hasta hace 10 años se creía que se terminaba en la adolescencia.
Lo que ya se reconoce como “la causa más frecuente de fracaso escolar”, según el doctor César Soutullo, (director de la Unidad de Niños y Adolescentes del área de Psiquiatría y Psicología Clínica en la Clínica Universitaria de la Universidad de Navarra), llega, aunque en pequeñas dosis, a la Universidad y ésta está empezando a tomar conciencia de ello.
“Sin duda, el TDAH es una de las causas del abandono precoz de los estudios universitarios y del fracaso en ellos”, confirma Mateu Servera, profesor e investigador en el Laboratorio de Conducta y Sistemas Dinámicos de la Universidad de las Islas Baleares, que asegura que “los servicios de Atención a la Diversidad de las universidades cada vez reciben más consultas por problemas relacionados claramente con un posible trastorno de la atención”.
Concreta más Inmaculada Moreno, profesora de Tratamiento Conductual en Niños y Adolescentes en la Universidad de Sevilla y autora de varios libros sobre la materia. “Aunque las investigaciones científicas con estudiantes universitarios con TDAH son escasas, puntualiza, “si se comparan con los estudios centrados en los niveles educativos inferiores se ha documentado que únicamente el 5-10% de los jóvenes matriculados en la universidad logra finalizar sus estudios”.
Según Moreno, la vulnerabilidad hacia el abandono suele darse en los dos primeros años de formación superior, especialmente en el primer curso por “el esfuerzo de adaptación psicológica a la nueva vida académica que supone”.
Las razones de este abandono radican en las propias características del trastorno, como son las dificultades para planificar las tareas, las limitaciones de organización temporal y las dificultades de rendimiento académico derivadas del sobreesfuerzo requerido por las exigencias de estudio universitarias. “Empiezan un proyecto y lo dejan a medias, antes de llegar a los detalles: se les olvidan las citas, las entregas: retrasan hasta el último momento sus obligaciones…”, enumera el doctor Soutullo.
La hiperactividad impulsiva de movimiento, tan característica de los niños con TDAH, suele aplacarse con la edad. El chico que no puede estar sentado, que sale de clase y que no está quieto, se convertirá en un adulto que asuma de forma interna su nerviosismo, por ejemplo, moviendo el pie, la mano, haciendo sonidos con el boli…
Conoce bien estos síntomas Javier Robador, que tiene 23 años y estudia Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos en la Universidad Alfonso X El Sabio de Madrid, su segunda carrera tras finalizar Ingeniería de Obras Públicas. A Javier le diagnosticaron TDAH cuando tenía apenas tres años, una ventaja que le ha ayudado a vivir con ello y gestionarlo de forma que le causara los menores problemas posibles.
Soy un buen estudiante, pero en exámenes, cuando era más pequeño, me costaba mucho más que a mis compañeros mantener la concentración”, recuerda. Aun hoy, la temporada de evaluaciones le trae quebraderos de cabeza. “Hago los exámenes mucho más rápido, pero cometo muchos fallos”, reconoce. “Se me acumulan las ideas en la cabeza y las tengo que soltar rápido. Claro, me dejo muchas cosas por el camino. Escribo por impulsos, funciono como por flashes y sin ninguna estructura”, relata el joven.
Otro problema derivado de la precipitación de los afectados por TDAH es que no comprenden lo que se les pide. “Yo leo lo que quiero y después, cuando ya he salido del examen, me doy cuenta de que me he equivocado en la respuesta”, reconoce Javier. Esta hecatombe organizativa tiene una causa estrictamente biológica, que se encuentra en la parte frontal del cerebro, la que regula la impulsividad, planifica las acciones y mantiene la atención. “El paciente no tiene esa área suficientemente activa por falta de dopamina, que es un neurotransmisor”, explica Soutullo, que aclara que el origen es genético.
Según sus investigaciones, tienen influencia en el desarrollo de este trastorno los problemas durante el embarazo o el parto, el consumo de alcohol y tabaco durante la gestación y el bajo peso al nacer.
El tratamiento tiene, por tanto, una triple vertiente. Por un lado, la terapia ayuda al paciente a adquirir las herramientas para vivir con ello y sacar un rendimiento de su energía. “La mejor solución es adquirir unos hábitos, una rutina”, aconseja Javier. Algo que confirma Soutullo: “Los pacientes universitarios necesitan mucha estructura en su día a día. Cuando eran pequeños, esa organización les venía dada por sus padres pero, al crecer, tienen que aprender a organizarse solos”.
UN COLECTIVO MÁS TENDENTE A LA ADICCIÓN
“Un diagnóstico tardío de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) multiplica por tres el riesgo de desarrollar una adicción”, advierte el doctor César Soutullo, de la Universidad de Navarra. Entre el 20 y el 50% de los niños con TDAH presenta trastornos de conducta disruptiva, que se manifiestan en “un patrón constante, durante al menos seis meses, de enfados explosivos, hostilidad, resentimiento, desafío a las figuras de autoridad”, según describe el doctor en el artículo “Trastorno por déficit de atención e hiperactividad: comorbilidad psiquiátrica y tratamiento farmacológico alternativo al metilfenidato”, que se publicó en la revista “Pediatría de Atención Primaria”. En la población adolescente, la incidencia crece hasta el 40-50% y continúa aumentando con la edad.
“Con frecuencia, estos pacientes presentan problemas legales y abuso de sustancias”, confirma el doctor. La explicación se encuentra en la impulsividad que caracteriza al paciente con TDAH: “Estas personas buscan la recompensa inmediata, sin pensar en las consecuencias de sus actos. El presente prima sobre el futuro”, explica. “Por eso, existe un mayor riesgo de abuso y dependencia de la nicotina, el alcohol, las sustancias psicoactivas o incluso el sexo”, concluye.
FÁRMACOS CONTROVERTIDOS
“El tratamiento farmacológico suele dar miedo, sobre todo a los padres”, reconoce el doctor, que aclara: “Se trata de medicamentos basados en estimulantes derivados de la anfetamina, pero que no enganchan”. Estas sustancias se utilizan desde 1940 y sus efectos se dejan notar rápidamente. “El paciente obtiene un notable rendimiento con un menor esfuerzo”, explica.
Confundidos por el origen del producto, algunos jóvenes utilizan esta medicina con intención recreativa. “En seguida se percatan de que no da subidón y la mayoría de los que hacen un mal uso las utilizan para estudiar”, relata, y advierte: “Lo que tienen que hacer es ir al médico. Probablemente, también ellos tengan un trastorno”.
La tercera parte del tratamiento es en la que intervienen los centros educativos. Algunos, como la Universidad de Murcia, ya han planteado exámenes adaptados a los alumnos que padezcan TDAH. Incluso, en Cataluña, las pruebas de Selectividad se fragmentan en tiempos menores y se organizan de manera diferente para los concurrentes aquejados de este trastorno. Sin embargo, las iniciativas son aún incipientes.
“Los planes de estudio adaptados a Bolonia, en cuanto conllevan metodologías docentes más dinámicas, con exigencias más activas de participación del alumno y una evaluación continua, contribuyen a facilitar los mejores resultados académicos del alumno con TDAH”, afirma Inmaculada Moreno.
Está de acuerdo Mateu Servera, aunque apunta: “Este sistema también exige mucha más capacidad de planificación y organización por parte del alumno”. “Los exámenes, prácticas, trabajos de cada asignatura le obligan a tomar decisiones sobre cómo distribuir el tiempo y el esfuerzo”, argumenta, y “es precisamente en eso, en la previsión de consecuencias, en lo que más dificultades tienen los pacientes con TDAH”.
“La mejor solución potenciar los servicios de atención clínica de las universidades”, añade Servera. “Muchos centros son reacios y más en estos tiempos, pero a la larga puede ser una buena inversión, al atenuar el fracaso escolar, mejorar las tasas de rendimiento y reducir la conflictividad académica y social en las aulas”, lamenta.
“El contexto universitario aún tiene pendiente definir e implementar las adaptaciones y ajustes académicos idóneos para garantizar el éxito de estos estudiantes”, lamenta Moreno. “Hay que tener en cuenta, sin embargo, que el acceso a la universidad de los jóvenes diagnosticados de TDAH es un fenómeno reciente, que obliga a debatir qué adaptaciones resultan más eficaces”, concluye.
TIPS
  • ORGANIZARSE CONCIENZUDAMENTE. Si algo caracteriza al estudiante con trastorno por déficit de atención (TDAH), con o sin hiperactividad, es su falta de previsión. “Tiene una percepción del tiempo diferente”, explica el doctor César Soutullo, director de la Unidad de Niños y Adolescentes del área de Psiquiatría y Psicología Clínica en la Clínica Universitaria de la Universidad de Navarra. “El mejor consejo es”, según el doctor, “apuntar, planificar el día a día. La agenda, las alarmas del móvil, los post-it pueden ser su mejor aliado”.
  • MANTENER UNA ACTIVIDAD CONSTANTE. La rutina ha sido la clave de Javier robador, estudiante de Ingeniería, para aprender a llevar el día a día, desde que le diagnosticaron hiperactividad. “El médico sugirió a mis padres que me mantuvieran motivado para que descargara toda esa energía en algo útil”, recuerda. “Así, me apunté a muchas actividades extraescolares y practiqué mucho deporte en mi período escolar”, explica. Aún hoy, incluso en temporada de exámenes, lo primero que hace al levantarse es salir a correr. “Me desestresa muchísimo”, confiesa.
  • FOMENTAR LAS HABILIDADES PROPIAS. A menudo, el adulto joven aquejado de TDAH es una persona muy creativa y productiva. La necesidad constante de actividad, si se orienta correctamente, puede resultar altamente beneficiosa. “A mí me ha venido hasta bien”, asume Javier. “Soy mucho más dinámico que mis compañeros; mientras otros se pasan los fines de semana en el sofá, yo leo, cocino, salgo a correr… Necesito mantenerme ocupado”, dice. El doctor Soutullo recomienda a los docentes potenciar el aprendizaje, por ejemplo, a través de la memoria visual.
  • CAMBIAR LA FORMA DE EVALUAR. Son pocas las iniciativas, pero existen. Y la solución pasa por la fragmentación. “Si a uno de estos estudiantes se le pone ante una prueba de dos horas, es probable que suelte todo lo que sabe durante la primera media hora y después pierda la concentración”, explica Soutullo. “Si, en cambio, se le evalúa en varias partes de media hora, el resultado será notablemente mejor”, concluye. La Universidad de Murcia ya decidió adaptar, en 2010, los tiempos de examen y su lugar de realización a las necesidades especiales de este colectivo.
  • BUSCAR AYUDA MÉDICA. “En la mayoría de universidades existen servicios de atención a la discapacidad o servicios clínicos donde un estudiante que sospeche que puede padecer TDAH puede acudir”, recomienda Mateu Servera, profesor e investigador en la Universidad de las Islas Baleares. “Ese puede ser un primer apoyo, pero para realizar un diagnóstico y, sobre todo, para llevar a cabo un tratamiento, normalmente se requiere una intervención interdisciplinar en la que estén implicados servicios psiquiátricos, psicológicos y pedagógicos”, añade.
FUENTE:
Publicado por EL MUNDO, 11 de enero de 2012: Problema de niños… y no tan niños.

20 comentarios:

  1. menudas personas,tienen que luchar con tantas cosas, y con frecuencia,para obtener unos resutados por debajo de su capacidad, que lo extraño es que no se rindan y puedan mantaner la ilusion por conseguir objetivos .Como madre de un tdah,toda mi admiracion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tambien tengo un hijo con tdah y es muy duro ver un niño tan inteligente q podria sacar notas excelentes no las saca porque el sistema educativo actual no se adapta a sus necesidades , una pena

      Eliminar
    2. Yo tengo un hijo tdah de 12 años , fue diagnosticado con 8 y toma medicacion desde cuarto de primaria, es un niño tremendamente listo pero con muy baja autoestima, en primaria le ha ido bien por su capacidad pero ahora en la ESO la cosa cambia y yo tengo miedo a q no se saque el curso , el sistema educativo no se adapta a ellos y los profesores los tratan como a los demás cuando no pueden seguir el mismo ritmo q el resto , yo lo paso muy mal pq veo q es una pena q no motiven más a estos niños

      Eliminar
    3. Respondiendo a vuestros comentarios, la LOMCE reconoce que el alumnado con TDAH son chicos/as con necesidad específica de apoyo educativo, lo que implica que los centros educativos deberían realizar adaptaciones metodológicas, que son no significativas, para adecuar el proceso de enseñanza-aprendizaje a las características de estos estudiantes.
      La LOMCE es una ley orgánica y, como tal, de obligado cumplimiento. Esto significa que su incumplimiento es susceptible de sanción. Quizás sería adecuado acudir a la Inspección Educativa hable con el instituto y les recuerde lo que dice la ley.
      La mayoría de las comunidades autónomas tienen protocolos para TDAH y algunos, incluso, normativa adicional al respecto.
      Es conveniente conocer los derechos de nuestros hijos y reclamarlos.
      En Castilla-La Mancha se acaba de publicar el Protocolo de TDAH en una Resolución. Parece que el cuerpo docente va asimilando la condición de nuestros hijos/as, aunque todavía es pronto para cantar victoria...

      Eliminar
  2. Gracias por esta informacion todo esto me describe C: soy adolescente y este año entro a la UNI n_n

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Mucha suerte y mucho ánimo!!!
    ¡Nunca tires la toalla!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ojala en los colegios se informaran mas y dejaran de etiquetar a los niños y padres

    ResponderEliminar
  5. Soy una chica con Tdah y estoy estudiando filología clásica en la Universidad de Salamanca, y la verdad que estoy teniendo muchos problemas con los profesores y en especial con una ya que mis profesores no conocen este problema y piensas que es igual que el autismo. Me ha tocado ha hacer primero de carrera pero a pesar de todo sigo adelante, puesto que el apoyo de los padres es fundamental en cualquier edad, asique yo apoyo a todos los niños, adolescentes. y mayores apoyaros en vuestras familias y luchar por vuestros sueños y no os rindáis ni padres ni niños. Yo pido que a todos los profesores que tengan a un niño así se informen y no hagan lo que han hecho algunos hasta ahora porque aunque no lo crean esto nos marca ya que nos sentimos siempre menospreciados, pero no es así. Yo desde aquí os mando un gran besazo a padres y a chicos que sufráis el Tdah y que luchéis por vuestros sueños y que nunca os rindáis por muchos que os caigas remontar que se puede y espero que más chicos con Tdah lleguéis a la universidad.
    Muchos besos y todo mi apoyo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy tdah y cuando terminará bachillerato iba a ir a estudiar a Salamanca ami me diagnosticaron tdah con 6 años hace 10 años de eso, ami los examenes me cuesta mucho prestarles atención y entenderlo en cambio a la hora de estudiar estudio el día antes y memoriza rápido, yo para terminar un examen necesito más tiempo y eso a la gente le parece injusto, mis profesores conmigo están encantados y me intentan ayudar con todo lo que ellos puedan...

      Eliminar
    2. Te entiendo perfectamente. El tdah es más que una falta de concentración, al final te puede llegar a crear falta hasta de autoestima por ser "diferente". Por eso que intentemos llegar a lo más alto al final nos hace mejores. Mis padres siempre me dicen no importa cuanto tardes en llegar. Tu solo alcanza la cima y cumple tu sueño. A nadie le importa si tardaste más o menos tiempo en hacerlo.

      Eliminar
  6. ¡¡Muchas gracias por escribir, Cristina!!
    Es muy importante tener el testimonio de personas que han llegado tan lejos.
    Enhorabuena y sigue adelante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola, tengo una hija de 17 años y apenas acabo de saber que tiene TDA+H, ahora comprendo muchas cosas de su comportamiento y temperamento que antes no sabia. Ahora estoy en el dilema de la universidad. Estoy muy preocupada por que no se si tome una buena decisión al elegir lo que desea estudiar. Todavía no conozco bien de fondo el TDAH, el medico me explico pero no tan a fondo como he investigado yo y creo que ni el mismo doctor le dio la importancia que debía.

    ResponderEliminar
  8. El problema suele surgir cuando no saben qué es lo que quieren estudiar. Ya de por sí son estudiantes bastante desmotivados. Si está interesada en algún estudio concreto, yo la animaría a que lo hiciera.

    Debes saber que puede solicitar el servicio de orientación de su centro escolar o instituto adaptaciones a la hora de realizar la PAU. Normalmente se solicitan en el mes de febrero, pero puedes preguntar cómo hacerlo cuando empiece el curso escolar.
    Estas medidas se ciñen a concederles más tiempo para realizar las pruebas y, generalmente, a los estudiantes con necesidades educativas les ponen en una sala más pequeña. Estas medidas son escasas pero, en algunos casos, pueden suponer una diferencia.
    Estas medidas son obligatorias y se han implantado a partir de la LOMCE.
    En la columna derecha, debajo de mis Datos personales, puedes encontrar muchos manuales para ampliar en el conocimiento del TDAH.
    Mucha suerte!! Espero que lo consiga!!

    ResponderEliminar
  9. Soy universitaria estoy acabando biología y hace menos de un año me diagnosticaron TDAH. Sí, con 27 años descubro porqué siempre me he sentido tan incomprendida, porqué siempre todo me afectaba tanto y era tan sensible e inestable, porqué a pesar que la gente me decía que le parecía brillante cuando abría la boca yo nunca me lo creía porque tardaba el doble de tiempo que mis compañeros en hacer cualquier tarea, porqué no era capaz de dormir si no había hecho bastante deporte, porqué viví con dolores horribles por las contracturas musculares crónicas, porqué tenía taquicardias y ansiedad, insomnio, pesadillas, etc.
    Aunque he tardado el doble de años en hacer la carrera, nada importará cuando tenga mi título. He de confesar que ha sido un infierno, ver como muchas veces no aprobaba porque no me daba tiempo a acabar el examen, la gran dificultad para organizarme el estudio de asignaturas grandiosas y complicadísimas, sentir a veces que no avanzas, que los que empezaron contigo están haciendo el doctorado... Pero os diré otra cosa, todo eso lo llevaba relativamente bien, lo que pesaba de verdad es: la todavía incomprensión y falta de apoyo de la familia, amigos y conocidos, esas etiquetas de vaga, malcriada, tonta... las terribles preguntas de ¿ya has acabado la carrera, no? o ¿todavía estas estudiando? o ¿porqué no lo dejas? Al final, todas esas voces que se metían en mi cabeza desde la infancia salieron en forma de dos largas y horribles depresiones, era una fracasada. Resulta que no sólo he luchado contra el TDAH sin saber que lo tenía, sino contra 2 depresiones, una autoestima inexistente, la culpabilidad del dinero y dolores de cabeza que le costaba a mis padres, contra todo un sistema educativo que sólo ponía más piedras en mi camino, también contra toda una serie de conceptos de lo que es tener éxito en la vida.
    ¿Y a dónde quiero llegar os preguntaréis?
    En primer lugar a que entendáis, quienes no sois TDAH, lo que he necesitado unos padres que me entendieran, unos profesores que me entendieran y una sociedad que no me juzgara. Ya no digo que supieran ayudarme, tan sólo amor y comprensión.
    En segundo lugar el TDAH no es un trastorno del aprendizaje, porque podemos aprender igual o mejor que cualquier otra persona, necesitamos simplemente aprender de otra manera: con más amor, más motivación, más creatividad y más paciencia.
    En tercer lugar las piedras más grandes son los erróneos y nocivos valores de esta sociedad: la exigencia del perfeccionismo cuando somos todos imperfectos, no eres nadie si no tienes estudios (y bastantes), hablar 5 idiomas, tienes que tener éxito, tener dinero, tener pareja, tener muchas cosas, ser, tener,ser, tener... Pues yo os digo que TONTERIAS,sólo hay que ser feliz y para serlo no hace falta nada de eso, sólo amor, comida y ser simplemente tú. Si todos supiéramos ser felices este mundo sería otro y blogs como este no serían necesarios, porque nadie le exigiría a nadie "lo que tiene que ser o hacer" o "a dónde tiene que llegar" y todos comprenderíamos que todos somos maravillosos tal y como somos y todos podemos aprender de todos.

    Por último otra reflexión mía:
    La inflexibilidad del sistema y la sociedad, a adaptarse y entender a los que somos diferentes, nos esta robando a toda la humanidad grandes descubrimientos, grandes cietíficos y muchos otros grandes, porque caracteristícas como el tda/h, la dislexia, el autismo y muchos otros llevan consigo otras muchas características propias de los genios.

    PD: si no somos un genio tampoco pasa nada porque no es necesario para ser feliz

    Abrazos para todos,
    Verónica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wao Verónica! GRACIAS por tus palabras. Me identifiqué totalmente.

      Eliminar
    2. yo tambien :( me identifico contigo desde el kinder eh tenido problemas con el estudio quiero ser ingeniero geologo en primaria me cambiaron dos veces de escuela en secundaria una maestra me apoyaba mucho y iba saliendo adelante y me cambiaron de escuela por que mis padres se mudaron y entre a otra y ahi empezo mi tormento hice secundaria para adultos a los 17 años de ahi estuve como en otras 5 preparatorias hice un solo examen para acreditarla despues de tanto intentos fallidos y miedo al rechazo por ser tonto o a que me juzgaran pase mi examen de la prepa en el primer intento y coincidio que tambien pase el de la uni al mismo tiempo crei que todo seria mejor pero ah sido peor, estuve primero en la carrera que amo que es la geologia es una ingenieria y cuando entre solo veia garabatos no entendia nada nada nada en cuanto alas matematicas y me sali sin pensarlo de ahi me meti a otras 3 carreras mas y termine regresando a la misma carrera del principio ahora voy en tercer semestre pero me di de baja temporal ya que deje atras las materias de matematicas... me dedicare de lleno este semestre alas matematicas y reforzar lo que no se. quiero terminar esta carrera de verdad que lo quiero estoy tan frustrado por que nadie sabe que tengo TDA no quiero ser juzgado tengo 26 años y tengo un amigo que entro alos 28 ala carrera ya va a salir por que fue la primera ves que entre y el me dice que nunca es tarde pero no creo que el tenga deficit solo entro tarde ala carrera. voy a dar todo de mi para terminarla espero que sea suficiente mi empeño.

      Eliminar
  10. Un abrazo para ti también, Verónica.
    Muchas gracias por compartir tu testimonio.

    ResponderEliminar
  11. Qué razón tienes en todo lo que dices Verónica.tengo un hijo con 19 años con tda y se desde muy pequeño q ese era su problema y por eso entiendo todo lo q dices. A mi me pareceis mas soñadores y creativos y sobre todo heroes xq teneis grandes barreras para vivir sobre todo en el sistema educativo actual en el que ni los mismos profesores saben lo que es el tda o tda. Animo y enhorabuena por todo lo conseguido

    ResponderEliminar
  12. Hola. Me llamo Azul. Tengo 21 años. Me diagnosticaron TDAH hace poco, y ahora puedo entender toda mi vida- básicamente!
    -De chica, me hicieron hacer un año más de jardín por no ser lo ''suficientemente madura''
    -en primaria copiaba mal el pizarron (incluyendo numeros), me retaban por dibujar o cortar papeles (me ayudaban a poder escuchar la maestra)... Me llevaban a psicólogos por irritabilidad y enojo violento. (pero soy una persona muy buena, siempre lo fui)
    -en la secundaria llamaban a mis padres para preguntarles por qué me perdía mirando puntos fijos todo el tiempo. Casi todas las materias las rendí mas de 3 veces...
    -y ahora de más grande dejé la facultad... (perdí completamente la noción del tiempo)
    Pero quiero arrancar otra vez, y tengo miedo de volver a fracasar. Me estoy medicando con concerta hace un mes. El psiquiatra es el que me explico sobre el tdah, y me insentiva a seguir...
    Bueno, nada! Si hay alguien leyendo esto, y te sentís identificado, te saludo y espero que te sientes un poco más acompañado! :)

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por compartir tu experiencia en este blog.
    Mucho ánimo, Azul!!!

    ResponderEliminar